El clima en Neuquén

icon
20° Temp
51% Hum
La Mañana MPN

Por sucesión y liderazgos, el MPN cruje

El partido provincial está enfrascado en la renovación de sus conductores políticos. Jorge Sapag, Omar Gutiérrez, Mariano Gaido y Marcos Koopmann; los protagonistas de una historia de amores, odios y despecho. Rolando Figueroa, el primer espectador con boletos para la función que lo convoquen.

El MPN está en un nuevo proceso de reacomodamiento. No es la primera vez que sucede, pero toma muchísima relevancia porque sucede en medio de una pandemia y a más de dos años y medio de que el actual gobernador, presidente del partido hasta el próximo año, Omar Gutiérrez culmine su segundo y último mandato. Ultimo, no porque en el futuro no se visualiza que pueda regresar a ocupar ese mismo lugar, sino porque la actual constitución provincial solo permite una sola reelección al cargo en cuestión.

Gutiérrez debe ceder la conducción del partido provincial durante algún mes del año entrante y allanar el camino para que otro u otra, agarre la posta como aspirante a sucederlo en Casa de Gobierno, durante el próximo periodo 2023-2027. Así de cruda es la realidad y alrededor de ese escenario todos juegan y hacen sus apuestas.

Te puede interesar...

Los comprometidos con la causa del partido provincial, afiliados y militantes viscerales, lo hacen movilizados por convencimiento propio y el amor a la camiseta, en este mismo lote están los dirigentes que ensayan estrategias para fortalecer los espacios, oxigenar al partido y “seguir manteniendo viva la pertenencia de la neuquinidad”.

El lirismo político que dejaron los hermanos Felipe y Elias Sapag, en toda su dimensión. Son otros tiempos pero a decir verdad por todo lo escuchado durante los últimos quince días pareciera ser que la estrategia de los gurúes del partido del escudito de la provincia, una vez más, iría en ese sentido.

Casa-de-Gobierno-NQN.jpg

Recambio con la guardia en alto

El proceso está en marcha. A los ponchazos y con todo tipo de contrastes, pero en marcha al fin. Se gestó pacientemente durante los meses en que la primera ola de la Pandemia aflojó y permitió focalizar la atención en la política partidaria y el desarrollo de la misma a futuro.

En agosto del año pasado el diagnostico era contundente, la pandemia y la situación de emergencia se presentaban como una oportunidad importante para el gobierno nacional y el peronismo para intentar hacerse de la gobernación de la provincia de Neuquén. Así como los oleoductos desfallecían por la escasa extracción de petróleo, el caudal de dinero que la administración nacional bajaba a Neuquén directamente a territorio crecía día a día. Los hombres del partido provincial de mayor experiencia vieron es esa práctica, kirchnerista, la estrategia en marcha para crecer territorialmente.

Mientras tanto el Presidente Alberto Fernández, seducía al gobernador Gutiérrez de manera de alentar el grado de confianza al punto de identificarlo como un cuadro propio por afuera del peronismo. Los mimos de aquel tiempo generaron la cercanía de ministros y secretarios de Estado de ambos gabinetes. El vínculo entre la fortaleza de calle Roca y Rioja y la Casa Rosada era tan fuerte que no había semana en que se publicaran fotos de Gutiérrez, en Buenos Aires, con algún ministro nacional y de funcionarios de primera línea de la gestión Fernández realizando actividades en Neuquén.

gutierrez fernandez1.jpg

Los “arrumacos” fueron por varios meses. El verano se fue con las últimas caricias y las cosas no volvieron a ser como entonces. Fernández tuvo una seria reprimenda del sector kirchnerista que busca acrecentar su presencia en Neuquén con la ambición de colocar a un peronista en la gobernación durante el próximo periodo 2023-2027.

Los voceros del Instituto Patria le hicieron saber al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y a gran parte de los ministros nacionales que en Neuquén “la agenda de visita de los funcionarios del gabinete nacional debe ser coordinada previamente con colaboradores neuquinos que están emparentados con el trabajo territorial que el peronismo realiza en la provincia”. La queja rindió sus frutos.

Desde principios de año las visitas de funcionarios nacionales son más esporádicas y con una marca muy celosa del kirchnerismo neuquino. Fue la última prueba que los gurúes del MPN necesitaban para volcar el cumulo de razones en favor del referente de la Lista Azul y ex gobernador de la provincia, Jorge Sapag, quien advertía de los acontecimientos, y lo que se estaba gestando, desde el sur de la provincia.

El MPN trabaja su reamodamiento con mucho cuidado, aunque desde afuera algunos movimientos parezcan de una torpeza alarmante. La Pandemia aceleró los tiempos y con el plan de vacunación en plena ejecución el gobernador de la provincia y Presidente del MPN Omar Gutiérrez, parece haber retomado la iniciativa sin ningún disimulo.

P08-F01-gutierrez-sapag-mpn.jpg

Sapag organiza, coordina y construye desde el llano; mientras Gutiérrez lo hace desde las más altas esferas del poder provincial. Son las dos caras de una misma moneda pero que hoy, muchos, los muestran como muy distantes. En el medio de estos dos hombres hay de todo y para paladares diversos. La receta más exitosa que el MPN ha ensayado en sus 60 años de vida.

El proceso de recambio en partido provincial funciona como un imán para el resto de los espacios políticos que le disputan el liderazgo desde 1983 a la fecha. Hubo épocas en que estuvo al borde del desplazamiento de la fortaleza de calle Rioja, pero las construcciones de escenarios, ensayos y ejecución en territorio lo han mantenido invicto en cada una de las pulseadas que tuvo como premio mayor el sillón de gobernador de la provincia.

Es la historia que castiga

Discusiones irreconciliables como la de Felipe Sapag con Jorge Sobisch o el caso del distanciamiento del principal caudillo del MPN con el entonces gobernador, Pedro Salvatori, son traídas y comparadas con los tiempos actuales.

Testigos de aquella época recuerdan como momentos no muy gratos los que tuvieron que atravesar en el seno del partido y del entonces gabinete del Ingeniero Pedro Salvatori. Si bien el tiempo curó las heridas y volvieron a frecuentarse, las diferencias políticas fueron importantes y oficiaron de bisagra en los años posteriores a la gestión de Salvatori. De aquella época se recuerda una conclusión a la que había arribado Felipe cuando promediaba la primera mitad del mandato del Ingeniero.

Los memoriosos recuerdan que el caudillo comentaba a sus íntimos que “él se dio cuenta del distanciamiento de aquel gobierno cuando la gente que atendía en su casa, de calle Belgrano, y la enviaba a Casa de Gobierno con un papelito con su firma pidiendo que se escuchara el reclamo o demanda del portador; regresaba a verlo con la triste novedad de que no habían sido atendidos”. Dicen, que aquella señal fue vista por Felipe como de desconocimiento hacia la referencia y el liderazgo que él practicaba desde el llano. Alguna vez, Pedro Salvatori le comentó a este cronista que aquellas diferencias no habían sido tal como se mostraban y que fueron más una excusa de los entornos para distanciarlos.

salvatori.jpg

La situación fue de tal magnitud que Salvatori y el equipo de gobierno, la mayoría de sus funcionarios de valía, dejaron de ser parte en las decisiones del partido provincial. Fueron apartados de las discusiones que el generalato, liderado por Felipe, llevaba a la practica en su afán de mantener el poder en la provincia.

El MPN hoy está en una instancia de reacomodamiento y cualquier parecido con aquella época, o lo que suceda a futuro, solo es una mera coincidencia.

El “gutierrismo” y los azules

Hay sectores que se resisten a la presencia de antiguos referentes imaginando un partido con nuevas figuras capaces de ampliar la base de sustento y profundizar el recambio generacional. En este espacio abrevan funcionarios de primera, segunda y tercera línea del actual gabinete provincial. Cuadros mayormente jóvenes que llegaron a la función pública sin experiencia previa y que aún les cuesta entender cómo funcionan los hilos del poder.

Esta corriente es claramente identificada detrás del liderazgo de Omar Gutiérrez, que lo tiene a su hermano Pablo Ángel, como el “capataz” del espacio, que desde el COPADE avanza y retrocede hacia distintas áreas de gobierno en la misma sintonía que le marca su hermano, gobernador. El tándem funciona a la perfección. Omar ejecuta, exige, premia y castiga; Pablo Ángel, contiene cosecha, distribuye y perdona.

Pablo Gutierrez COPADE.JPG

El titular del COPADE en estos seis años de gestión del hermano Omar supo alimentarse de las migas que veteranos dirigentes del MPN le invitaron de manera de poder acceder al templo del MPN capitalino: la histórica Seccional Primera.

Sin hacer mucho ruido y a través de terceras personas trabajan en la convocatoria de reuniones políticas por zoom. Así fue, como ya pasaron por la sala dirigentes históricos de la talla de Jorge Lara, actual Secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente de la Provincia; y el Secretario General de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra. Convites que tienen como finalidad transmitir y reavivar la mística partidaria perdida desde hace varios años.

De todas las reuniones convocadas no fueron de la partida el vicegobernador, Marcos Koopmann; el intendente de la ciudad de Neuquén, Mariano Gaido, ni el máximo referente de la Lista Azul, Jorge Sapag. Este dato es el que destacan personas que asistieron a las convocatorias.

“La cosa, entre ellos, no está muy bien. La división de aguas es muy clara”, señaló a este cronista una de las personas que es parte del armado en la lista de las invitaciones. El “gutierrismo” en sus gestos da muestras de que no está dispuesto a entregar la posta sin discutir ni dar pelea.

Operaciones y contra operaciones

Así como en las salas de zoom, al parecer, los azules “estelares” no tienen sus cuadraditos disponibles, también hay situaciones que se han dado en el último tiempo que abonan la idea que circula entre la militancia emepenista. “La relación entre los “popes” no sería la mejor y se disimula de tal manera que se cae en el grotesco”, es el comentario que parte desde distintos ámbitos empresariales y sindical.

Hace una semana atrás hubo un audio, anónimo, a través del cual una voz femenina involucraba en supuestos actos de gobierno, no muy claros, a funcionarios del gabinete del intendente, Mariano Gaido. Las tareas de inteligencia que se realizaron de inmediato para dar con los mentores dieron cuenta de que “se trataría de una persona de estrecha relación con el mandatario provincial”.

Un viejo conocedor de las rencillas palaciegas dejó caer su parecer sobre lo que habría acontecido “uno de los hermanos pretendía ser candidato en estas próximas elecciones y Gaido privilegió el armado de listas con gente con militancia genuina y verdadera inserción social. El despecho habría llevado al mal tratado a contratar los servicios de la secretaria de un famoso sodero neuquino, para difundir un panfleto por whatsapp”. Otros, enmarcan al tristemente famoso audio como la respuesta de un ultra gutierrista a la foto que hace diez días el intendente capitalino se tomó con el “club de neuquinos” que dominan los negocios y territorio en Vaca Muerta.

municipio pymes neuquinos reunion

Además, días atrás las redes sociales se vieron convulsionadas con una denuncia que involucraría a una funcionaria municipal, de primera línea, a quien se la sindica en una maniobra a través de la cual habría beneficiado, a familiares directos, con la aplicación de dosis de vacunas contra el Coronavirus. En este caso la denunciada es sindicada como parte del ala gutierrista y los “flojos de lengua” ubican a la denuncia en las redes como la respuesta de un ferviente militante que adhiere al Intendente, Gaido.

Desde el “gutierrismo”, varios emisarios salieron a desmentir que la funcionaria en cuestión sea parte de las entrañas mismas del proyecto del mandatario provincial. Idas y vueltas que genera la dialéctica política cuando los referentes comienzan a mostrarse los dientes.

Al margen de las versiones que se echaron a rodar todos coinciden en un tema: las relaciones en el seno de la máxima dirigencia emepenista no atravesarían por su mejor momento.

Así como se recuerda el quiebre de las relaciones entre Felipe Sapag y Pedro Salvatori, también se hace memoria sobre la relación, escasa, entre el actual gobernador y su vicegobernador, durante el primer periplo al frente de la casa de gobierno: el contador Rolando Figueroa.

Desde la Legislatura provincial, algún que otro oficialista y diputados de la oposición, también dan cuenta que la relación de Gutiérrez con su actual vicegobernador, tampoco pasaría por su mejor momento. Antecedentes que marcan coincidencias y un camino.

Asunción-Omar-Gutiérrez-y-Marcos-Koopmann.jpg

La muñeca de Sapag

El quiebre es palpable y se torna más que evidente con la ausencia de los referentes azules en los mítines que el gutierrismo organiza en zoom.

Todos ven en la muñeca de Jorge Sapag, la salida a la crítica situación que, por estos días, afecta las relaciones políticas entre Omar Gutiérrez, Marcos Koopmann; y el intendente capitalino, Mariano Gaido.

Se sabe que el reordenamiento vendrá de la mano de Sapag y Gutiérrez. Que Gaido y Koopmann, cada uno con sus perfiles muy distintos, son los constructores de los nuevos espacios que la Lista Azul imagina en el MPN para los próximos años. Desde afuera y con muchas expectativas, observa el proceso el ex vicegobernador, Rolando Figueroa. Una carta que siempre está a mano y que incomoda hasta la histeria a los Gutiérrez.

sapag-gutierrez-gaido-mpn.jpg

En el tire y afloje inicial, el “gutierrismo” va por un andarivel y los azules por otro. En lo inmediato están las elecciones a concejal en la ciudad de Neuquén y las legislativas nacionales. El candidato a Diputado Nacional, saldrá del consenso y por estas horas todas las fichas están puestas en convencer a un veterano dirigente que garantiza identidad partidaria, inserción, y chances de triunfo.

Con respecto al armado de las listas de candidatos a concejal, Gaido hizo valer su peso territorial y económico. Decide, hace y deshace junto a sus aliados de la coalición Neuquén Puede Más. Muchos ven en dicha construcción el germen del nuevo proceso político que se avecina en la provincia para los próximos años. Algo que Sapag visualizó durante las tardes de caminata, de la primavera pasada, por los senderos cordilleranos de Filo Hua Hum.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

23.404255319149% Me interesa
5.0531914893617% Me gusta
4.2553191489362% Me da igual
32.18085106383% Me aburre
35.106382978723% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario