Precio libre. La nafta subió mucho más que la inflación

Efecto Aranguren. Desde que asumió el ex Shell en la cartera de Energía, la súper le ganó al IPC por 15 puntos en Neuquén.

Por Javier Polvani

En dos años los aumentos de la nafta superaron en 15 puntos a los de la inflación en Neuquén. Desde que se desató la política de control de precios de los surtidores con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia y del empresario Juan José Aranguren en la cartera de Energía. Fue al mismo tiempo que comenzó a operar el precio diferenciado de los combustibles para la Patagonia, en virtud de la ley denominada Pichetto-Pereyra, porque fue de autoría de los senadores Miguel Ángel Pichetto (PJ) y Guillermo Pereyra (MPN).

Desde diciembre de 2015, el índice de precios al consumidor creció un 73 por ciento en Neuquén, según los relevamientos del Instituto de Estadísticas del Gobierno de la Provincia hasta diciembre de 2017, más las estimaciones que hacen las consultoras privadas para enero y febrero de este año, en torno al 3,8 por ciento.

Mientras que la nafta súper en los surtidores de YPF, la única petrolera que mantiene sus precios uniformes en todas sus estaciones de servicio, cuesta un 89% más cara en la actualidad que en diciembre de 2015.

Suba por suba

Un litro de nafta súper en los surtidores de YPF costaba $10,25 en Neuquén en diciembre de 2015. En la actualidad, la misma cantidad del mismo producto de la misma marca cuesta $19,37. En dos años y dos meses hubo numerosos aumentos, que fueron explicados por el Gobierno como ajustes de las distorsiones heredadas.

Desde comienzos del primer año de gestión de Aranguren en la cartera energética se sucedieron tres aumentos del seis por ciento en el precio de la nafta. En enero de 2016, el precio de la súper de YPF en la Patagonia se fue a $10,89. En marzo saltó a $11,56 y en abril, a $12,27. En mayo operó una suba del 10 por ciento que llevó el litro de nafta súper en las estaciones de YPF neuquinas a $13,49. Este fue el último incremento del 2016, con el cual el precio original sufrió un incremento del 31,6 por ciento. Entonces, a fin de año el precio de la nafta había aumentado menos que la inflación en Neuquén, donde la provincia midió una suba del índice de precios del 37,64 por ciento en los 12 meses del 2016.

El año pasado se aceleró el incremento del precio de la nafta respecto de la inflación, en parte porque el IPC registró una variación muy por debajo de la de un año antes.

En enero de 2017 la súper de YPF en la Patagonia se fue a $14,47 con un 8 por ciento de incremento. Y en julio, a $15,61 con otro 7 por ciento de aumento. En octubre el mismo producto aumentó otro 9 por ciento hasta los $17,16. Y cerró el año pasado con una suba del 6 por ciento en diciembre con la que el litro de súper se fue a $17,91.

Finalmente, con dos aumentos consecutivos en enero y febrero de 2018 el litro de súper se fue al precio actual de $19,37, un 8,1 por ciento por encima del cierre de 2017. En síntesis, los usuarios pagan la nafta un 89% más cara que hace dos años.

Otras variables

En el mismo lapso la cotización del dólar oficial se duplicó, de $9,75 por unidad a alrededor de $20. El número inicial estaba controlado por el denominado cepo que imperó hasta el final del kirchnerismo y el actual está librado al mercado con alguna intervención esporádica de la banca pública registrada en las últimas semanas, cuando se produjo una importante devaluación del peso.

El dólar y el precio internacional del crudo tienen hoy por hoy una influencia fuerte en el valor del combustible que se expende en el país, puesto que la cotización de los combustibles quedó definitivamente liberada a los vaivenes del mercado en el tercer trimestre del año pasado. Esta política implica que las petroleras pueden elegir si producen en el país desde la extracción y la refinación o si compran el crudo afuera y lo procesan en el país o bien si compran directamente el líquido terminado en el exterior. Estas circunstancias determinan los parámetros de costos del resto de los insumos (entre los que la mano de obra es central) a nivel local para poder competir con precios con productos íntegramente producidos y procesados en el país.

Precios liberados, es la base de la política que impera para las naftas.

El Gobierno gambetea un reclamo de YPF

El ministro Juan José Aranguren gambeteó hasta ahora un reclamo de las petroleras con bocas de expendio de combustible en el país, entre las que YPF, controlada por el gobierno gracias a la mayoría accionaria del Estado, ostenta la posición dominante del mercado. El reclamo apunta a que se baje la carga impositiva que tienen las empresas para compensar la suba de costos de modo de que estos no sean en un ciento por ciento pasados al consumidor final. Aranguren dijo que llegado el momento se estudiará la cuestión impositiva. YPF sintió fuertes presiones del Gobierno en enero para retrasar un aumento de los combustibles de manera de evitar que calentara la inflación del mes. Aranguren se desentendió de la maniobra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído