Quisieron disimular la clausura del local y la multa será más cara

El viernes clausuraron La Cantina de Carlitos por serias faltas a la higiene y conservación de alimentos. Tres días después pintaron de negro las fajas de clausura.

El viernes, el Municipio detectó que en un conocido restaurante neuquino del Bajo había una importante falta de higiene y tres días después se encontraron que los dueños habían intentado "disimular" las fajas de clausura. Aparecieron todas pintadas de negro, lo que constituye un importante agravante a la hora de fijar la multa a pagar.

La Cantina de Carlitos fue clausurada el viernes por personal de Bromatología de la provincia y la Subsecretaría de Fiscalización Externa de la Municipalidad, que habían acudido al lugar a raíz de una sospecha por intoxicación emitida por el área de Epidemiología de Salud Pública.

Se comprobó la falta de mantenimiento, orden, limpieza y desinfección, serias fallas en la conservación de los alimentos y la materia prima y presencia de plagas, indicaron desde el municipio. A su vez, Bromatología de la Provincia realizó muestreos de los productos crudos y cocidos y también hisopados de superficies de trabajo y de las manos del personal que manipula los alimentos.

El restaurante permanece cerrado, pero la sorpresa de los inspectores fue el lunes cuando encontraron que todas las fajas de clausura estaban pintadas de negro. Por este motivo, desde el Municipio aclararon que "pintar las fajas de clausura o romper las mismas para ingresar al local sin tener autorización explícita y por escrito de un Juez constituye una falta a las normas vigentes".

Además, expresaron que lo realizado por los dueños del local gastronómico, ubicado en calle Félix San Martín 1.720, es "un intento por desconocer la autoridad del estado y su gestión minimizando la importancia de la clausura, lo que implica un agravante de la situación".



Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído