Icono de Alerta

Hoy para comprar o salidas recreativas: documentos terminados en cero y par (2, 4, 6, 8)

LMNeuquen coronavirus

Restaurantes libran una gran lucha para seguir en pie

Hacen lo imposible para lograr las ventas que les permitan mantenerse con las puertas abiertas en un contexto condicionado por la pandemia.

Los restaurantes y las confiterías de la ciudad de Neuquén hacen malabares por estos días, tratando de vender lo que puedan con tal de facturar algo que les permita sobrevivir en medio de la cuarentena. Estos locales gastronómicos fueron algunos de los más afectados por el aislamiento social, considerando que no pueden recibir a la clientela que tenían en tiempos normales y ahora deben conformarse con el servicio de delivery o el retiro de comida en el lugar.

Si bien con esta nueva flexibilización despachan viandas y promocionan la actividad a través de las redes sociales, la facturación no alcanza para cumplir las principales obligaciones, como el pago de los salarios a los empleados o el alquiler del local.

Te puede interesar...

"Las ventas son muy malas. Por ahora, lo atribuyo a que nuestros clientes no saben que abrimos de nuevo, pero tampoco tenemos expectativas de vender lo que se vendía antes de la cuarentena", explicó Gabriel Alonso, uno de los propietarios de El Ciervo, la tradicional confitería ubicada en pleno centro de la ciudad.

Dijo que estuvieron con una prolongada inactividad, pero que a partir del delivery comenzaron a trabajar. En este lugar se desempeñan 18 personas de manera permanente, por lo que la facturación es clave para poder mantenerse sin problemas.

mis-irish-pub-es-verduleria-ahora-(1).jpg
Irish se reconvirtió para paliar la crisis por la cuarentena.

Irish se reconvirtió para paliar la crisis por la cuarentena.

Alonso confirmó que recibió la ayuda del Iadep a través de un crédito de 150.000 pesos y del gobierno nacional para poder pagar la mitad del sueldo del personal.

"La situación es dramática para todos. Sin embargo, hay gente que la está pasando peor. No podemos ser necios y no entender que la situación es apremiante", reflexionó.

Alonso dijo que la prioridad fue el pago de sueldos y alquiler. Después verá cómo cancelar el resto de las obligaciones.

La situación de Ache, otro restobar del centro, es parecida, aunque con más problemas, ya que su propietario no consiguió la ayuda de la Anses. Apenas logró un préstamo bancario para pagar el sueldo de sus empleados, pero eso fue solo el primer mes de cuarentena.

"Con lo poco que vendemos tenemos que salir a comprar mercaderías, y los costos están dando muy poco margen. Y además hay mucha competencia. Todos estamos haciendo lo mismo y a la noche no se trabaja porque hay muy poca gente", reconoció Fernando Frencia, su propietario.

El comerciante dijo que los sueldos se van pagando de acuerdo con lo que va ingresando, que no es mucho. "Estoy tratando de arreglar con los empleados para más adelante, aunque no sé si voy a poder abrir el negocio", indicó Frencia. Dijo que, por suerte, tuvo la posibilidad de arreglar con el propietario del local el 50 por ciento del pago, pero igual es mucho.

LEÉ MÁS

El coronavirus hizo de la gastronomía un agujero negro

El bar que apuesta a pequeños productores y cooperativismo

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario