River asomó la cabeza en Bahía

Cortó la racha. Si perdía, el Millo quedaba último, pero apareció Pisculichi para darle el triunfo ante Olimpo con un cabezazo. Llevaba 5 sin ganar.

Bahía Blanca.- Se sacó la mufa. El torneo le venía siendo muy esquivo al Millonario, que no podía ganar hace cinco partidos, pero se repuso en Bahía Blanca y venció por la mínima a Olimpo con un solitario gol de Leonardo Pisculichi de cabeza.

En un partido muy parejo, la visita sacó una luz de ventaja y se llevó un triunfo importante de cara al partido de Copa entre semana.

El primer tiempo mostró pocas acciones de peligro en los arcos, y si bien River estuvo mejor con la pelota, le faltó profundidad y no le encontró la vuelta al juego.

Llegando a los 21 minutos, Vangioni escaló por su banda y sintió un tirón en el muslo derecho que lo dejó tendido en el campo. Una gran preocupación para Marcelo Gallardo, pensando en lo que viene. El juvenil Pablo Carreras ocupó su lugar.

En lo que quedó de la etapa, la lógica fue la misma. La visita estuvo un poco mejor con la pelota, pero fue poco punzante. Mientras que Olimpo intentó con sus herramientas, pero tampoco inquietó demasiado el arco de Barovero.

Una volea de Mayada fue la única para River, aunque se fue lejos, mientras que para el aurinegro un aislado remate de Gaona Lugo tampoco inquietó a Trapito.

La más nítida para el visitante llegó recién a los dos minutos de la segunda etapa, cuando el Pity Martínez probó desde lejos y generó el rebote de Nereo que le quedó servido a Driussi, quien remató por abajo y se la entregó al arquero que lo atoró bien y desactivó una clarita.

12 años llevaba River sin imponerse en el Roberto Carminatti.

Llegando a los 15, Barovero salió lejos a cortar un pelotazo largo en contra, pasó de largo y Pizzini casi lo aprovecha, pero apareció Mercado para salvar con lo justo.

Más tarde, un centro de Pisculichi encontró la cabeza de Mercado y la pelota casi se mete en el segundo palo. En la siguiente, Driussi mandó el centro y el que puso el frentazo fue Pisculichi, que la clavó lejos de la estirada de Champagne para poner el 1 a 0.

A partir del gol, el partido creció en emotividad y Olimpo tuvo otra clara para empatarlo. El ingresado Barrientos probó desde afuera del área y la pelota reventó el palo izquierdo defendido por Barovero.
El equipo de Gallardo no se conformó con el 1 a 0 y estuvo muy cerca de marcar el segundo en 30 minutos, con un cabezazo de Alario (entró por Martínez) que besó uno de los postes del arquero aurinegro.

"Hicimos un buen trabajo en una cancha difícil y pesada. Sabemos que hay que seguir mejorando para lo que viene". Leonardo Pisculichi. El responsable de la victoria

"No nos vamos a adelantar, primero tenemos un partido antes que el de Boca. Cada jugador que se lesiona es importante". Marcelo Gallardo. El entrenador del Millo no quiso hablar del Superclásico.

En el tramo final, el local fue decidido a buscar la igualdad empujado por su gente, mientras que la visita aspiró a aprovechar los espacios y liquidarlo de contra. Por esta vía la tuvo Bertolo llegando a los 35, pero hizo una de más y se la robaron.

El ex Banfield se rehizo en la siguiente, desbordó bien y metió el centro para la cabeza de Alario, pero el 9 se pasó y no pudo darle fuerza al remate.

En el tramo final, el Millo tuvo el segundo dentro del área, enganchó bien ante el arquero, lo hizo pasar de largo y remató de zurda pero Moiraghi salvó sobre la línea.
De todas maneras, no hubo tiempo para más y River se quedó con una victoria que sirve desde lo anímico para dejar atrás un racha negativa que lo tuvo a mal traer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído