El clima en Neuquén

icon
Temp
88% Hum
La Mañana Aluminé

Sabiduría ancestral y sociedades secretas: los misteriosos símbolos de la tumba de Juan Benigar

La explicación de los misteriosos símbolos que acompañan su eterno descanso.

En el cementerio de Aluminé existe un sepulcro en cuya lápida están inscriptos misteriosos símbolos relacionados con sabidurías ancestrales y sociedades secretas. En esa tumba descansa Juan Benigar, escritor, investigador y visionario de una vasta formación académica.

Nacido en Croacia en 1883, viajó a la Argentina en 1908 para convertirse en un mito viviente. Su legado es hoy una fuente bibliográfica obligatoria para quienes desean conocer la historia de la Patagonia y su gente.

Te puede interesar...

Los símbolos de la lápida dan cuenta de los singulares interrogantes que giran en torno a su vida y a su muerte, plagados de datos inconclusos y misterios por desentramar.

El libro Juan Benigar, Voz Sutil de la Tierra, es una obra conjunta que fue impulsada y financiada por la Biblioteca Juan Benigar de Aluminé y de la que, participaron el profesor y escritor Raúl Mansilla, la profesora Mónica Maté y la antropóloga Liliana Horst, quienes sumaron al equipo a los profesores Daniel Bagnat, Carina Rita Medina, Ana María de Mena, y el editor de la editorial “La Grieta” de San Martín de los Andes, Daniel Tórtora.

tumba-juna-benigar.jpg

El propio Mansilla explicó a LM Neuquén que investigó el aspecto menos conocido de Juan Benigar, o quizás de lo que menos se ha escrito sobre él, que es su vinculación con la Sociedad Teosófica. "A muchísima gente lo que más le llama la atención son los símbolos su tumba", dijo.

La Teosofía es una tradición filosófica de inspiración espiritual, cuyo objetivo es el estudio comparativo de las Religiones, Ciencia y Filosofía, con el objeto de descubrir la enseñanza fundamental en cada una de ellas. Fundada en 1875 por la escritora y esoterista Helena Blavatsky, plantea que todas las religiones tienen un origen común.

"Él permaneció siempre fiel a la Teosofía durante toda su vida, cuando llega al país ya era teósofo y tenía una enorme biblioteca esotérica de la cual, después de su muerte, muchos volúmenes han desaparecido, en sus libretas personales (que aún no han sido publicadas, por cierto) figuran muchos de esos libros cuyo destino se desconoce y que no han podido ser hallados en ningún lado", relató Mansilla.

tumba-4.jpg
Raúl Mansilla.

Raúl Mansilla.

- ¿Qué fue lo que quedó de la biblioteca esotérica de Juan Benigar?

Los que se conservan son los libros oficiales de la teosofía de las primeras décadas del siglo veinte provenientes de la sede de la Sociedad Teosófica de Adyar (ciudad de la India dónde actualmente funciona dicha institución). Muchos de estos libros contienen sellos de la Sociedad Teosófica de la ciudad de Rosario de la cuál era socio, aunque desconocemos que cargo o rango tenía allí. Tengamos en cuenta que los teósofos en los documentos nunca ponían sus nombres ni apellidos, sólo sus iniciales o bien se cambiaban el nombre”

- ¿Esa es la razón por la que están presentes esos símbolos en su lápida?

En el testamento de Juan Benigar, un día antes de fallecer, en 1950, manifiesta que continúa siendo teósofo y que considera que en su tumba debe estar presente el signo teosófico y no la cruz cristiana.

El emblema de la Sociedad Teosófica está compuesto, entro otros, por una serpiente que se muerde la cola, que es un símbolo alquímico conocido con el nombre de Ouruboros, representando el eterno retorno, la estrella de David que es un símbolo de la religión judía, una cruz en forma de “T” llamada Tau y de origen egipcio y una esvástica que, lejos de tratarse del emblema nazi tiene un origen más antiguo en las tradiciones hindúes y remite al movimiento que da origen a la vida.

- ¿Qué relación hay entre los conocimientos teosóficos y las investigaciones que Benigar realizaba sobre la Cosmogonía de los pueblos originarios?

Una de las razones por las cuales Benigar entendía tan bien la cosmogonía mapuche se debía a su formación teosófica y a los conocimientos que esta disciplina le aportaban. Los teósofos abordaban los aspectos comunes más trascendentes de todas las religiones, rescatando lo mejor y más sublime de cada una. Benigar escribe un libro que se llama El Hombre Americano, en el que plantea que en Aluminé y en la zona de San Martín de los Andes, de acuerdo a sus investigaciones, existían vestigios, de lo que había sido el mítico continente de La Lemuria, una civilización mucho más antigua aún que la perdida Atlántida de la que habló a su vez Platón.

tumba-5.jpg

- ¿La Teosofía llegó a nuestro continente a través de otras vías?

El ambiente intelectual europeo en el que se formó Benigar antes de venir a Argentina, fue la ciudad de Praga, en Checoslovaquia, un espacio culturalmente muy vasto y, en él la Teosofía tenía una influencia notable. Además, en América muchas personalidades de la cultura y la política abrevaron en la teosofía como Lugones, Pessoa, Sandino y Gabriela Mistral entre otros. Benigar fue teósofo hasta su muerte, él recibía libros por correspondencia a través de su hermana que era docente en Eslovenia, lo que le permitió continuar con sus estudios e investigaciones. Muchos de esos libros desaparecieron sin que se pueda saber cómo ni por qué.

Mónica Maté otra de las autoras del libro “Juan Benigar -La voz sutil de la tierra” nos ayuda a entender en contexto la dimensión multifacética del intelectual.

La figura de Benigar es fundamental para poder contar una parte del Neuquén “Territoriano”, un parámetro para plantear una figura ética frente a temas sociales y políticos y entender a la vez la vigencia de todo lo que investigó.

tumba3.jpg

- ¿Cómo está vinculada la obra de Benigar con la de ese otro gran sabio el Dr. Gregorio Álvarez?

Benigar es reconocido por el propio Gregorio Álvarez, quien en una de sus publicaciones (“Neuquén Historia, Geografía y Toponimia”) manifestó. “Considero importante y justiciero exponer en este libro los trabajos de un sabio extranjero que honró a esta tierra con su permanencia durante cuarenta años, estudiando en la región, la tierra y el hombre, con su pasado, sus costumbres, su lengua y sus aspiraciones.

Es Gregorio Álvarez quién difunde los manuscritos de Benigar como así también todas las investigaciones que este había hecho sobre la lingüística, la toponimia, la lengua mapuche “el mapudungun” publicando “Creencias Araucanas” uno de los trabajos más importantes de este Sabio con mayúsculas.

En otro libro La Patagonia Piensa, editado por la entrañable Editorial “Siringa” se recuperan los manuscritos de Juan Benigar y podemos encontrar el infinito valor de ese corpus teórico que el investigador elaboró sobre el concepto del tiempo y del espacio para los araucanos”

. ¿Por qué se lo conoce a Benigar como “el Sabio que murió sentado”?

Victorio Sulcic, que fue un arquitecto de nacionalidad eslovena, escribió un libro que se llama “El Sabio que murió sentado”, en el que habla como conoció a Benigar en un viaje a la Patagonia, desarrollando una biografía muy interesante y muy rica en anécdotas que surgieron de haberlo conocido. Cuando Benigar muere en 1950, es encontrado por el Juez Villarino, un amigo y vecino suyo de Aluminé, sentado debajo de un manzano que había en el lugar donde él vivía.

tumba.jpg
La tumba de Juan Benigar.

La tumba de Juan Benigar.

- ¿Y por qué se llamó “el Cacique Blanco”?

El apelativo el Cacique Blanco se atribuye a las mujeres con quienes tuvo distintos matrimonios. En principio se afinca en la ciudad de Catriel, donde había una comunidad que, históricamente había tenido como lonco al mítico cacique Catriel, de la cual era descendiente su primera mujer, Eufemia Barraza, cuyo nombre mapuche era Sheypuquin. Al fallecer su primera mujer en 1932 se casa con otra mujer mapuche, Rosario Peña, originaria a la comunidad de Ruca Choroy de Aluminé

El pueblo mapuche le permitió convivir con la comunidad como un miembro más. Dentro de su afán de investigar y aprender entendía la importancia del idioma mapuche para poder conocer e interpretar a su gente. Benigar, conocía y domina además cerca de catorce idiomas. Recomiendo la lectura de su libro de 1926 “el Calvario de una tribu” en el que habla del sufrimiento de la comunidad de Catriel quienes pugnan por reclamar sus tierras.

juan-balinger.jpg
Última carta de Juan Benigar.

Última carta de Juan Benigar.

- ¿Por qué tiene tanta vigencia el legado de Benigar?

Benigar es un adelantado para su época, sabe y es consciente de que lo que escribe será entendido y comprendido en el futuro y ese futuro somos nosotros. Abordó temas tan actuales como la utilización de los recursos naturales, construcción de canales de riego, la distribución y adjudicación de la tierra, escribió y denunció en diarios de la época sobre los desalojos de los pueblos originarios, además abordo en sus escritos sobre la organización geopolítica y muchos otros temas.

Juan Benigar descansa sepultado en mitad de las tumbas de quienes fueron su primera y segunda mujer. En su lápida sepulcral se inscriben antiguos símbolos que nos remontan a antiguas civilizaciones cuya sabiduría vela eternamente el descanso del Gran Sabio.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario