El clima en Neuquén

icon
24° Temp
21% Hum
La Mañana salud

Salud: prestadores privados levantan una bandera de alerta

La situación económica y financiera de las instituciones es mucho más precaria que cuando comenzó la pandemia.

El sector de salud atraviesa un momento complejo abonado por diversos factores: la escalada de precios de insumos dolarizados; la pandemia y sus olas de contagios masivos, y la forma en que funciona el sistema en Argentina (con competencia disfuncional, sindicatos monopólicos y un Estado interventor). Todo parece indicar que se trata de un terreno fértil para el deterioro de un sistema que levanta una bandera de alerta.

El estudio económico La crisis de los prestadores médicos privados en Argentina, elaborado por la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra) y la Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento Ambulatorio (Cedim), establece que la situación económica y financiera de las instituciones de salud es mucho más precaria que cuando comenzó la pandemia.

Te puede interesar...

De este modo los profesionales de la salud describen cómo los afecta la compleja coyuntura que combina desfinanciamiento, paritarias (por momentos rezagadas) en un contexto inflacionario, de crisis económica y pandémico.

En este marco, cuando sobreviene una crisis, los prestadores médicos son los que sufren la presión al alza de los salarios que pagan y a la baja de los aranceles que reciben. Esto es lo que está colocando en un creciente estrés financiero a las instituciones médicas privadas de la salud al punto tal que se instaló la zozobra en muchas instituciones de salud privadas, en torno a las reales posibilidades de su continuidad en medio de tan profunda crisis que se está atravesando, se desprende del estudio firmado por Jorge Colina, Erika Pierri y Silvia Monet.

De hecho, los profesionales aseguran que “la mayoría de las instituciones de salud manifestaron en las comisiones de trabajo de Adecra+Cedim que se estaban observando cantidades inusuales de renuncias. Muchas de ellas eran para dejar el sector de la sanidad e ir a trabajar a otros sectores de la economía. El agotamiento y el mal pago habían sido terminal para ellos”.

El origen de todos los males

Con este telón de fondo, los trabajadores de la salud se preparan para una nueva negociación salarial colectiva en junio y la pregunta es: ¿Cómo se llegará a la paritaria 2022?

De acuerdo al informe, si la tasa de inflación en la primera mitad del 2022 no supera el 4% mensual (en promedio), la tasa de inflación interanual de junio 2022 se mantendrá en 50%. Siendo así, el salario de convenio no habrá perdido contra la inflación respecto a junio 2021. Pero junio de 2021 es el mes crítico en que el salario real de convenio está 13% abajo respecto al 2017 (precrisis del gobierno de Mauricio Macri).

“Esto implica que se llegará a la paritaria 2022 sin un nivel de conflictividad mayor al ordinario, pero el desánimo en los equipos de salud por las magras remuneraciones producidas por la larga crisis económica y sectorial prevalecerá y, con ello, las pérdidas de escasos y valiosos recursos humanos en salud y el deterioro en el clima laboral dentro de las instituciones”, continúan los especialistas.

Una de las conclusiones importantes que surgen de esta historia es que cuando hay inflación creciente, aún cuando la paritaria apunte a compensar por inflación, la paritaria falla y la pérdida de salario real se produce igual. El problema es que ajustar por inflación pasada, cuando la inflación crece siempre, hace que los salarios vayan por detrás. Esto es lo que pasó en el 2019 y en el 2021.

Así como en el resto de los sectores de la economía, lo que está deteriorando el salario real de la sanidad es la inflación galopante, con índices que rondan el 50% anual y con estimaciones aún mayores para este año.

“De aquí surge otra conclusión. No se podrá revertir el deterioro del salario real del trabajador de la sanidad si no baja a niveles de un dígito anual la inflación. Una desaceleración parcial de la inflación traerá alguna mejora del salario real, pero igual de parcial. La jerarquización estructural del honorario médico y de la carrera de sanidad requiere como condición necesaria (aunque no suficiente) que la inflación anual sea de un dígito”, afirman los expertos.

“Todos los actores del sector privado de la salud están perdiendo contra la inflación”, manifestan.

¿Sustentables?

Tras describir un escenario complejo y un horizonte difuso, Adecra+Cedim expone los resultados de su “Índice de sustentabilidad”, el cual traduce en números la evolución de la sustentabilidad de las clínicas y sanatorios desde el punto de vista de precios de insumos, precio de prestaciones y nivel de ocupación.

Para terminar, el reporte retoma una sentencia preocupante: “La situación económica y financiera de las instituciones de salud están en una situación mucho más precaria que cuando comenzó la pandemia”.

Lo más leído