El clima en Neuquén

icon
14° Temp
61% Hum
La Mañana

Sapag y Galuccio admiten sus diferencias por GyP

Juntos, lo reconocieron públicamente, aunque en tono conciliador.

Cristian Navazo
navazoc@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
El gobernador Jorge Sapag y el presidente de YPF, Miguel Galuccio, volvieron a mostrarse juntos ayer luego de que se hiciera pública la guerra fría entre la petrolera nacional y la empresa provincial Gas y Petróleo del Neuquén (GyP).
Pese a que mantuvieron el tono conciliador que acordaron hace 15 días, reconocieron sus diferencias en torno al rol que deben ocupar las empresas provinciales en el nuevo mapa petrolero.
“Siempre vamos a tener visiones o diferencias de cuál es el camino a seguir. Con Jorge hemos trabajado juntos desde el primer día y seguimos trabajando hoy. No necesariamente tenemos que coincidir en absolutamente todo, pero estamos trabajando en forma conjunta para asegurarnos de que en Neuquén y en la Argentina se siga adelante con el desarrollo y la inversión, que es lo más importante”, admitió Galuccio.
El presidente de YPF ve como una amenaza a las empresas provinciales que van asociadas con las compañías privadas bajo el sistema carry, por el cual mantienen un porcentaje de las áreas sin desembolsar un peso. Considera que atenta contra las inversiones.
“Esa es una discusión que estamos teniendo y le compete más a las provincias que a mí. YPF tiene que invertir más y si para hacerlo tenemos que encontrar algún modelo distinto del de las empresas provinciales, estoy seguro de que con el gobernador de la lo vamos a encontrar”, aseguró Galuccio.
La petrolera nacional y GyP están asociadas bajo ese esquema en 23 áreas cuyos permisos exploratorios comienzan a vencer este año, y que representan más del 20% de Vaca Muerta. Galuccio y Sapag negocian, sin intermediarios, el futuro de esos bloques.
Sapag señaló que el carry le funcionó a la Provincia y que le permitió atraer socios de peso mundial.
“Entre 2012 y 2016, GyP tiene 2.700 millones de dólares de inversiones comprometidas, más lo que pueda surgir del piloto con Wintershall, que son 3.000 millones de dólares. Cuando haya que analizar caso por caso cada inversión, porque cada yacimiento tiene su particularidad, su tasa de retorno, no estaremos cerrados a la inversión, no vamos a ser obstáculo, siempre y cuando se respete el principio de legalidad”, aclaró ayer Sapag.
Dijo que intentan establecer reglas de juego entre YPF y GyP y que acordaron mantener “un diálogo profundo en los próximos meses para dar señales claras a los inversores, a los trabajadores y a la provincia”.

Negocian una reforma legal para las concesiones

NEUQUÉN
Miguel Galuccio y Jorge Sapag coincidieron ayer en la necesidad de que la legislación nacional se adapte a los yacimientos no convencionales.
El borrador de ley para controlar las concesiones en Vaca Muerta que tenía preparado el Ministerio de Energía de la provincia fue uno temas que ofuscó al presidente de YPF, sobre todo porque establecía que una vez vencidas las concesiones actuales quedarían en manos GyP.
Sin  embargo, hace unos días llegó la tregua y el proyecto nunca fue enviado a la Legislatura. Ayer, consultados por LMNeuquén, Galuccio y Sapag señalaron que la normativa actual está desactualizada ante el nuevo escenario de la industria petrolera.
El máximo directivo de YPF desmintió las versiones periodísticas que indicaban que quería dar por tierra con la Ley Corta, que le otorga a las provincias el manejo de las áreas.
“Estoy a favor de todo aquello que sea constitucional. Y como provinciano estoy a favor de que el derecho concesionario esté en las provincias”, recalcó, con Sapag a una silla de por medio.
El gobernador dijo que, en el marco de la Ofephi, se acordó trabajar con la Nación en la confección de “una legislación homogénea para tener reglas claras, precisas, transparentes y no tener una dispersión legislativa. A pesar de que la Ley Corta nos da el poder concedente, no significa que cada provincia deba tener una legislación independiente”.
Comentó que espera que antes de fin de año esté definido el nuevo esquema, que tendrá carácter nacional. Sapag señaló que no sólo es necesario para los futuros clusters, sino también para las concesiones vigentes que vencen dentro de 12 años, y significan un problema porque los desarrollos no convencionales necesitan entre 30 y 40 años de plazo .

Lo más leído