Se cansaron de la rutina y salen a conocer el mundo

Anabel y Pablo se desprendieron de la casa y el auto y renunciaron a sus trabajos para hacer un gran viaje.

POR ANA LAURA CALDUCCI / calduccia@lmneuquen.com.ar

Pablo y Anabel partirán a fin de mes desde Neuquén con rumbo incierto. Vendieron la casa y el auto, renunciaron a sus trabajos y se preparan para recorrer el mundo en un pintoresco motorhome, al que bautizaron Renato. Dejarán atrás 12 años de rutina como empleados bancarios, sus posesiones materiales y el miedo a soltar una vida sin sobresaltos. En esta aventura, que irán registrando en las redes sociales, el tercer protagonista será Enzo, su inseparable mascota, al que ya le armaron su cucha sobre ruedas.

Primero irán a Buenos Aires, a decir adiós a sus familiares, y de allí seguirán hacia el norte, hasta atravesar el continente. Los dos son oriundos de la capital del país y empezaron a trabajar de muy jóvenes en el mismo banco. Allí se conocieron y, hace seis años, se casaron.

Iniciativa

Fue durante la luna de miel, en Brasil, cuando se les ocurrió romper el molde y salir en busca de aventuras, con las playas cariocas como primer destino. Renato, el conserje de la posada, fue quien los inspiró a escapar de la rutina. Por eso, el nuevo hogar sobre ruedas lleva su nombre. Pero no fue fácil dar el salto, les llevó cinco años. “Yo me tiré abajo con qué íbamos a hacer, que el futuro, la jubilación o si queríamos tener hijos. Así que nos echamos para atrás y justo en el trabajo nos ofrecen traslados, así que en lugar de Brasil nos vinimos para acá, yo en la sucursal de Neuquén y ella en Cipolletti”, contó Pablo.

El Valle les gustó. Vinieron con Enzo, que era cachorro, y se tomaban vacaciones cada vez que la rutina del banco lo permitía. Pablo indicó: “Llegó un momento en que teníamos todo, hasta una parrilla gigante y estábamos a punto de poner la pileta, con una casa de dos pisos hermosa, auto y moto. Pero lo material no hace la felicidad”.

“Estaba en el trabajo y me preguntaba qué hacía en esa oficina de cuatro paredes, la llamaba a ella por el interno y le decía: gorda, nos tenemos que ir”, recordó.

P06-F02-aventureros.jpg

Un espíritu de aventura une a Pablo y a Anabel. Ahora les espera un largo camino por distintos países.

Hogar

En julio de este año, un llamado cambió todo. Un amigo les avisó que vendían un motorhome en Centenario y, cuando lo fueron a ver, enseguida se imaginaron rodando por el mundo. Anabel propuso pintarlo de verde y blanco, le quitaron las cuchetas para hacerle espacio a Enzo y acomodaron el interior para estar cómodos.

El otro paso decisivo fue vender la casa. Encontraron una compradora muy rápido y lo tomaron como una señal de que era hora de partir. De a poco, se desprendieron del auto, moto, muebles y electrodomésticos. Pablo renunció al banco hace dos meses y Anabel, hace una semana. Ahora, mientras reparten sus días entre casas de amigos y alquileres temporarios, toda la energía está puesta en el viaje de sus vidas.

En Neuquén, ya se están despidiendo de colegas y amistades. Luego será el turno de los parientes y amigos porteños, que costará un poco más. “La familia obvio que siempre nos quiere inculcar lo que la sociedad manda sobre la estabilidad, pero hoy entienden que nuestra felicidad es otra”, comentó Anabel.

Embed

--> Ya tienen tres mil seguidores en una página de Facebook

Para Anabel y Pablo, su aventura como viajeros significará acostumbrarse a vivir con lo justo. Están dispuestos a trabajar de lo que puedan y, para ayudar un poco a la suerte, armaron una página de Facebook que les servirá para encontrar a quien esté dispuesto a darles una mano. En apenas una semana, llegaron a tres mil seguidores. La proyección es que seguirán sumando amigos virtuales que los apoyen. El increíble viaje en el que se embarcarán vale la pena.

La página es “Las aventuras de Pablo y Anabel” y le añadieron el eslogan “Rompiendo las barreras de la rutina”. En estos días, les cuentan a sus contactos sobre los arreglos de Renato y los planes para partir.

Anabel explicó que, aunque dejaron la rutina de la oficina, “vamos a seguir trabajando, sólo que en el momento que cumplamos nuestro ciclo en un lugar, seguimos el recorrido”.

Pablo contó que también pensaron en fabricar “remeras, lapiceras o mates con nuestro logo”, para venderlos en otros países.

Señaló que, una vez en el camino, la meta será ganar para la comida y el gasoil, o sea, lo suficiente como para seguir viajando por el mundo.

--> Hasta los Estados Unidos y de ahí, rumbo a Europa

Aunque el plan de viaje está sujeto a cambios, Pablo y Anabel ya se trazaron una ruta de las provincias y países que visitarán primero, en la gran aventura que decidieron hacer juntos por el mundo.

En tres semanas se irán a Buenos Aires y, a fines de noviembre o principios de diciembre, partirán a Rosario, después Córdoba y Santiago del Estero. De ahí seguirán a Tucumán y Salta, para pasar las fiestas de fin de año en Jujuy.

Luego cruzarán por el paso Jama hacia Chile y después irán a Bolivia. Después seguirán subiendo hasta México y ahí será la hora de evaluar cómo continuar. Si el destino se lo permite, les gustaría visitar Estados Unidos y allí cruzar en barco, con motorhome y todo, hasta Europa.

Del otro lado del océano, arrancará una nueva etapa del viaje, en la que esperan recorrer nuevos continentes y darle la vuelta al mundo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído