Se fugaron dos asesinos de la cárcel de Cutral Co

Juan Pablo Sosa y Javier Salinas cortaron los barrotes y huyeron de la U22 sin ser vistos.

Neuquén.- Dos peligrosos asesinos se fugaron de la U22, ubicada en el Parque Industrial de Cutral Co. Las autoridades penitenciarias iniciaron una investigación para determinar por qué ningún penitenciario pudo percatarse de que cortaron los barrotes de una ventana, salieron al patio, treparon un paredón y luego saltaron el alambrado perimetral.

Alrededor de las 2:30 de ayer, durante una requisa de rutina, los policías notaron que la celda 5 del pabellón 4 tenía los barrotes de la ventana cortados y los dos internos no estaban, explicó el jefe de la U22, Claudio Pérez.

Los dos asesinos estaban cumpliendo penas. Juan Pablo Sosa (29 años) había sido condenado a nueve años por asesinar a golpes a Carlos Reiner Rebolledo (61 años) en una casilla del barrio Bella Vista de Centenario, el 20 de octubre de 2013. El otro fugado es Javier Alfredo Salinas (24 años). Estaba preso por matar a su primo Jonathan Salinas (22 años) en junio de 2015, por lo que había sido condenado a 10 años y ocho meses, en febrero de este año.

Desde el establecimiento se abrió una investigación para determinar dónde estaba el personal de guardia perimetral y si los delincuentes tuvieron colaboración interna o externa en su fuga.

Aunque se montó un importante operativo apenas se conoció la fuga, fue imposible dar con los prófugos.

Juan Pablo Sosa: Mató a su amigo y lo guardó en el placard

Sosa fue condenado a nueve años de cárcel por matar a Carlos Reiner Rebolledo (61), en la casilla del barrio Bella Vista en octubre de 2013. Se comprobó que los dos estaban borrachos y que Rebolledo le hizo una broma y Sosa reaccionó. Según el informe de la autopsia, lo asesinó de 50 golpes. Luego lo guardó en un ropero de la precaria casilla. Allí vivió durante una semana, hasta que el cuerpo fue encontrado por el olor a podrido que había invadido el lugar.

Javier Salinas: Asesinó a su primo prófugo

Salinas, durante su libertad condicional, en junio del año pasado asesinó a su primo Jonathan que se había fugado de la U22 y estaba aguantando en su casilla de la toma 4 de Febrero. Tras una discusión, le disparó al pecho con un pistolón calibre 20 desde unos pocos centímetros. Luego, con la víctima tendida en el piso de tierra, en medio de un charco de sangre, le partió el cráneo de varios culatazos. Este año fue condenado a 10 años y ocho meses.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído