Se graduó en un hospital

Lo festejó ahí por su madre, quien tiene una enfermedad terminal.

Estados unidos. Como muchos padres, Stephanie Northcott soñaba con el día en que vería a su hijo, Dalton Jackson, cruzar el escenario para recibir su diploma de graduación de la escuela secundaria. Pero ese anhelo se vio opacado cuando le diagnosticaron síndrome de Lynch, una enfermedad genética terminal en la que existe un mayor riesgo de tener cáncer.

En aquel entonces, los médicos le dieron sólo 10 meses de vida, por lo que creyó que jamás vería a Dalton recibirse. Sin embargo, el joven no iba a dejar que la enfermedad le quitara a su madre la posibilidad de estar presente en uno de los días más importantes de su vida: Julie contó que habló con el director del colegio para que la ceremonia de graduación se realice en el Baptist Memorial Hospital East, de Memphis, Tennessee, y este aprobó la solicitud.

El día del acto, los médicos llevaron a Stephanie hasta una sala del centro médico e hicieron todo lo posible para que esté cómoda. “Mi bebé se va a graduar”, le dijo la mujer al personal, mientras empujaban la camilla. Dalton entró al lugar con sus compañeros de curso, vestidos con túnicas y gorros, se acercó a su madre y la abrazó. Stephanie no tenía mucha fuerza y le costó agradecer el gesto que tuvieron para que ella pueda estar presente, pero logró darle a su hijo un consejo: “Puedes hacer cualquier cosa que te propongas. No lo olvides nunca”. Todos obtuvieron su diploma entre aplausos y lágrimas, y revolearon los gorros.

“No lo puedo creer, mi bebé se va a graduar. Dalton, te doy un único consejo: puedes hacer cualquier cosa que te propongas. No lo olvides nunca”. Stephanie Northcott. Madre del chico que se recibió

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído