Se termina el "siga, siga" con el uso del cinturón

La Policía será más dura con quienes no lo utilicen.

NEUQUÉN
El auto se acerca al control policial y el conductor comienza desesperadamente a buscar el cinturón de seguridad. El oficial le advierte que lo debe usar y lo deja ir.

Una imagen recurrente en la cotidianidad de la ciudad, que parecería a cualquier vecino de otra capital del país, pero que ya no se repetirá.

Es que la policía neuquina, ante la falta de concientización de los automovilistas, no tendrá otra opción que -simplemente- hacer cumplir la ley que establece la obligatoriedad de usar el dispositivo de seguridad.

El comisario jefe de la División Tránsito de la Policía de Neuquén, Daniel Asselborn, explicó que “se venían labrando las multas”, pero reconoció: “Intentábamos que los automovilistas entendieran por medio de las palabras”. Sin embargo, ante la reiteración de la infracción ya no habrá excepciones.

En tal sentido, el funcionario policial expresó: “Si los sancionamos, van a tener que romper con su rutina para ir al Tribunal de Faltas, hacer el descargo y todo representa una pérdida de tiempo”.

Asselborn detalló que al circular sin el cinturón de seguridad, el conductor corre el riesgo de salir despedido del habitáculo. Incluso, en un típico accidente citadino, puede significar un fuerte golpe contra el parabrisas.

“Cuando asistimos a un siniestro y nos encontramos con los automovilistas fuera del auto, es porque no estaban abrochados”, contó.

Son diversos los estudios que comprobaron la eficacia del dispositivo, aunque no hay un porcentaje de éxito establecido. Todos los resultados fueron concluyentes: salva vidas y previene lesiones graves.

El comisario aseguró que de cada 10 personas, sólo seis utilizan el cinturón. “La gente hace el clic cuando le pasa algo”, sentenció.

Además, contó que los infractores nunca se hacen cargo de sus faltas, “siempre se excusan”.

“Nosotros no los llamamos accidentes, sino siniestros porque se pueden evitar”, dijo y explicó que en materia de seguridad vial existen tres factores: el humano, el ambiental y el vehicular.

En tal sentido, subrayó que el 98 por ciento de los accidentes de tránsito ocurren por negligencia o falla humana.

“Si hay un vuelco porque se cruzó un animal o un árbol cayó sobre la calzada en medio de una tormenta, se consideran hechos fortuitos, pero son los menos”, concluyó .

AUTOMOVILISTAS
Excusas insólitas y desconocimiento

“Tengo un amigo que quedó atrapado adentro del auto por usar el cinturón” es tan sólo una de las respuestas que tienen que escuchar los agentes de tránsito durante los operativos.

Y aunque parezca ridículo, es cierto. Mucha gente cree que quedar dentro del vehículo es malo. Sin embargo, el comisario explicó que “peor es salir despedido”.

Otro hecho insólito es que no saben cómo ponerse el cinturón. “Es increíble, se lo quieren poner por encima del cuello o debajo de la axila”, detalló Asselborn.

ALCOHOLEMIA
Duras sanciones por manejar ebrio

El alcohol al volante es una problemática actual que se vio reflejada el pasado fin de semana con el secuestro de 22 autos.

Sobre el tema, el comisario Asselborn explicó cuáles son las sanciones por dar positivo.

Las multas se establecen por la cantidad gramos de alcohol en sangre que tiene el conductor al momento de ser analizado. Estos valores tienen predeterminados módulos, cada uno de ellos equivale a un litro de nafta súper.

Así, por tener entre 0,50 y 1 gramo de alcohol en sangre, recibirán multas de aproximadamente $2600 (200 módulos), sumado a la inhabilitación de entre 30 y 60 días, el secuestro del vehículo y la retención de la licencia.

En caso de tener más de 1,50, se procede a la destrucción del carnet y las inhabilitaciones pueden alcanzar los 700 días, lo que además imposibilita volver a obtener el permiso hasta que se cumpla la sanción.

A pesar de ello, aún no hay un compromiso firme por parte de los automovilistas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído