El clima en Neuquén

icon
14° Temp
42% Hum
La Mañana

Semáforo de la transparencia

El inicio de las clases en marzo pone a prueba, otra vez, la eficiencia de las políticas en el área de educación.

Pese a la marcada contundencia de los contagios de coronavirus en Argentina, el ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, aseveró que “está garantizado” el inicio de las clases en todo el país el 2 de marzo. El funcionario, por orden del presidente Alberto Fernández, se reunió con su colega de Salud, Carla Vizzotti, para no naufragar en el intento.

Educación y Salud analizan todas las variables epidemiológicas para procurar hacer de las escuelas un lugar lo más seguro posible para estudiantes y docentes, pero también para evitar desgastantes peleas políticas como la que se enfrascó el año pasado con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a causa de la presencialidad.

La garantía de Perczyk podría colisionar, no obstante, con la realidad neuquina, un distrito en el cual no se hacen menos malabares que en Nación para acomodar la educación a las particularidades que requiere la pandemia.

El ministro de Educación de Neuquén, Osvaldo Llancafilo, admitió que hay más de 60 establecimientos con problemas edilicios pendientes de reparaciones para llegar en condiciones a marzo. Concretamente, el funcionario habló de 30 edificios en “luz roja” y otros 35 en “luz amarilla”.

El semáforo de Llancafilo no estaría tan mal si se tiene en cuenta que, en la provincia, hay más de 600 edificios, incluidos los distintos períodos escolares.

Sin embargo, el mantenimiento de los edificios escolares ha sido el talón de Aquiles de este y de los anteriores gobiernos del MPN, que nunca terminaron de acertar una dinámica que debería ser sencilla a la luz de las millonarias partidas presupuestarias que pasan por los funcionarios de turno.

Lo más leído