Si querés vivir mucho, ampliá tu círculo de amigos

Mantener una vida social activa ayuda a vivir más y mejor.

Buenos Aires.- Aunque muchas veces hemos escuchado la tan mentada frase "el trabajo dignifica", quién no ha fantaseado alguna vez con cómo sería jubilarse para descansar y dedicar tiempo al ocio.
La clave para poder hacerlo durante más tiempo es cultivar un gran grupo de amigos y mantener una vida social muy activa.

Esos dos factores nos aseguran una vida más prolongada, según un estudio publicado por la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia, que además indica que cuanto mayor es el número de grupos a los que pertenece una persona cuando acaba de jubilarse, menor es su riesgo de muerte prematura.

"Las probabilidades de morir en un plazo de seis años tras dejar de trabajar fueron del dos por ciento en las personas que eran miembros de, al menos, dos grupos sociales diferentes antes de jubilarse y que permanecieron en ambos. Si abandonaban un grupo, su riesgo de muerte aumentaba hasta el 5 por ciento, y se incrementaba hasta el 12 por ciento si se salían de ambos grupos", señala el artículo.

"La jubilación puede ser difícil porque se pierde un sentido del propósito. El sentimiento de pertenencia que ofrecen las conexiones a grupos sociales ayuda a las personas a sostener una vida significativa y saludable", explicó el investigador líder, Niklas Steffens, profesor del centro académico.
Por eso, aunque parezca una banalidad, la planificación de la vida social de una persona puede tener tanta relevancia como la organización financiera o médica, en términos de salud y calidad de vida. En ese mismo sentido, los especialistas señalan que es tan importante
como hacer ejercicio regularmente y que si se pueden combinar, mucho mejor.

Probado: Tener amigos reduce las probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas.

Proporcional

Para hacer el estudio, se realizó un seguimiento durante seis años a 424 personas jubiladas. El trabajo comparó sus datos con los de individuos con el mismo perfil pero que aún continuaban trabajando. Los participantes fueron consultados sobre el número de grupos sociales a los que pertenecían, y se midieron algunos indicadores sobre la calidad de vida y la salud física.
De acuerdo con los resultados, la calidad de vida fue disminuyendo en todos aquellos que, por distintos motivos, habían abandonado sus círculos sociales.

"El estudio nos recuerda la importancia que las interacciones humanas significativas tienen para nuestro bienestar. Somos animales sociales y sufrimos si negamos esa parte de nuestra naturaleza", advirtió David Katz, director del Centro de Investigación sobre la Prevención de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut.

El cerebro nos lleva a socializar

Muchas de las funciones del cerebro están involucradas en permitirnos tener interacciones humanas sanas. Pasar tiempo con los amigos causa una mayor actividad en los circuitos del cerebro que nos hacen sentir bien.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído