"Siempre salí a buscar lo que quería"

Una luchadora incansable. La actriz y cantante habló de la maternidad, de sus comienzos profesionales y de sus sueños. También analizó su rol en pos del empoderamiento de las mujeres y de la lucha contra la violencia de género.

Paula Bistagnino
ESPECIAL

Empezó a modelar a los 12 años en su Montevideo natal, para marcas de medias can-can y esmaltes de uñas. En ese tiempo ya soñaba con escenarios y jugaba con los maquillajes y las cosas de su mamá peluquera. Ahora, a los 39 años, celebrity internacional y con ofertas de todo el mundo para actuar, cantar o simplemente estar -porque su sola presencia convoca a decenas de miles en minutos en países como Rusia o Israel-, la actriz y cantante reparte sus días entre sus compromisos profesionales -que son muchos-, la maternidad de Merlín Atahualpa (de 4 años), su pareja, Ricardo Mollo, algo de la marca de ropa que tiene con su hermana, Las Oreiro, y su flamante tarea como embajadora de Belleza de la marca AVON, rol que la acerca a una red inmensa de mujeres. Y que la vincula directamente con su infancia, porque su mamá era vendedora de la marca: “Cuando empezás a conocer las historias de transformación: que una madre le pueda festejar el cumple de quince a la hija o incluso separarse de una relación tortuosa. Muchas mujeres no se separan porque no tienen un sustento económico”, dice la actriz que llegó a la Argentina sola cuando era todavía una adolescente, buscando sus sueños.

¿Qué te interesa de ese papel como mujer inspiradora?
Cuando me contaron la propuesta, sentí que era el mensaje que estaba esperando. A lo largo de mi carrera representé muchas veces a mujeres como todas, no me gusta decir “comunes” porque todas las mujeres son extraordinarias; mujeres que no tenían un rol protagónico. Y tuve la fortuna de, a través de mi personaje, representar su transformación. Y, saben qué, ¡ha sido tremendamente inspirador! Saber que como actriz puedo darles voz a las grandes mujeres que hacen, que construyen, que son solidarias, que sienten, que crean…

Que tienen un propósito…
Mostrar que toda mujer puede encontrar su esencia y lograr sus sueños encarando al mundo con coraje hace que mi trabajo tenga también un “propósito” con mayúsculas. Por eso, esta tarea me resulta tan simple y genuina. Estoy convencida de que en toda mujer hay belleza y poder. Y que cuando se demuestra es capaz de generar grandes cambios en su entorno.

Tu historia es inspiradora para muchas mujeres, por el camino recorrido…
Yo había empezado estudiando y luego intentando como modelo, porque eran los recursos que tenía en Uruguay. Después comencé a hacer publicidad y entonces surgió la posibilidad de venir a la Argentina… Era consciente del cambio cultural que eso significaba, de separarme de mi familia, de mis novios, de mis amigos, de mi barrio.

¿Fue un sacrificio?
No lo digo para mostrar mi sacrificio. No me gusta decir: me sacrifiqué para estar acá. Todo lo que hice lo hice con alegría, porque si no es así, no creo que valga la pena. Para mí la felicidad está ante todo. También el trabajo, la dedicación, el amor y la pasión, pero tiene que ser con alegría.

¿Por dónde pasa tu propio empoderamiento?
Yo siempre salí a buscar lo que quería, atravesando todo lo que se me pusiera en el camino para conseguirlo. A medida que fui creciendo entendí que somos lo que queremos ser de nosotros mismos. Uno se va construyendo y eso se hace con decisiones.

¿Sos perseverante?
Yo soy una persona bastante testaruda y cuando tengo un deseo profundo de algo, voy por eso y no me importa tanto lo negativo que puede surgir de mi entorno. Pero claro, muchas veces las cosas no me salen como quería o creía y me llevan más tiempo del que quisiera. Así que trabajo mucho las propias frustraciones, para poder superarlas sabiendo que hice lo mejor posible.

¿Se nos exige demasiado a las mujeres?
Las mujeres creemos que tenemos que ser excelentes madres, excelentes amantes y en el trabajo nos exigen mucho. Y es muy injusto. Nadie puede con todo eso. Y encima que las cosas no salen, está el tema de la culpa y pareciera que nosotras somos las responsables.

su familia, su vida Natalia está en pareja con el reconocido músico Ricardo Mollo, con quien tiene a Merlín Atahualpa, de 4 años.

En el cine
Se viene Gilda

A principios de septiembre, Natalia llegará a los cines de todo el país con el que probablemente sea el rol como actriz más importante de su carrera: interpretar a un personaje real y una de las mujeres más populares de la música argentina, convertida en leyenda y mito, tras su trágica muerte hace 20 años.

Por las mujeres
¿Qué significa ser la embajadora de belleza de Avon?

“Ser vocera de una compañía que hasta la fecha donó casi mil millones de dólares para causas de lucha contra el cáncer de mama y la violencia doméstica es poderosamente inspirador. Pero más que nada, es el propósito de Avon, el trabajar concretamente en oportunidades de desarrollo para la mujer, lo que más me motivó para unirme a esta compañía. Es una verdad indiscutida que al empoderar a una mujer se mejoran virtualmente todos los demás aspectos medibles de la sociedad. Yo como mujer creo fuertemente que el motivador más importante del empoderamiento de la mujer es lograr su independencia económica. Porque cuando la mujer logra un ingreso económico, logra mucho más. Logra autosuficiencia, confianza en sí misma e independencia, y es también esta la base para detener flagelos como el de la violencia de género”, dijo la actriz sobre su decisión de ser embajadora de belleza de Avon.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído