Sin agua, crece el malestar en la toma de Casimiro Gómez

Marcharán el viernes por el centro neuquino. Denuncian que no se cumplieron acuerdos para ingresar leña y comida.

Con agua potable y comida cada vez más escasas, la toma de Casimiro Gómez es una olla a presión. Hay malestar entre las más de mil familias asentadas en el lugar, que acusan al gobierno provincial de no cumplir con el acuerdo de dejarles ingresar leña y alimentos. En los últimos días, cerraron tres de los 10 comedores precarios que funcionan dentro de la ocupación y en varios sectores se quedaron sin leche para repartir.

Ayer, entre los vecinos se hablaba de hacer una marcha por el centro neuquino mañana, para exigir que se retomen las negociaciones o, al menos, vuelvan a flexibilizar el ingreso de alimentos. "Acá de Desarrollo Social no vino nadie y tampoco cumplieron con la ambulancia, nos dejaron solos", señalaron.

Te puede interesar...

En la mediación que se inició en enero en Fiscalía, se acordó que iban a poder ingresar con leña, alimentos y agua en un horario restringido, de 10 a 11 y de 19 a 20. Sin embargo, según los vecinos, hace una semana que la Policía les decomisa la comida y los elementos para cocinar. Ayer, solo habían ingresado algunas donaciones de iglesias barriales, que apenas sirvieron para llenar las ollas.

"Yo creo que nos quieren desgastar, pero la gente de acá no se va a ir porque hay necesidad, pero te da bronca porque vinieron los chicos y esta vez no pudimos darles la leche porque no nos queda nada", contó Lorena, una mujer de mediana edad que cuida el lote de su hija y su nieta de nueve meses.

En la toma hay siete comedores que siguen abiertos y tienen como referente a la Chiqui, una mujer de gorra negra que hace de intermediaria entre la Policía y muchas de las familias que no tienen parientes que los ayuden ni otro lugar donde ir a comer.

Cerco

Ella contó que tienen "mucha bronca" porque el cerco policial es cada vez más estricto. "No nos quedó más azúcar ni hielo o agua fresca para los nenes", sostuvo. Relató que, días atrás, "un señor se desvaneció y otra mujer se desmayó después de pasar dos días sin comer ni beber". Las negociaciones con el Gobierno están en punto muerto. Después del censo, no hubo más avances y las reuniones en Fiscalía se vienen postergando. Miguel, uno de los delegados, comentó que "están queriendo dilatar" y advirtió que, si no se reanuda el diálogo, volverán con las protestas. "De acá no nos vamos", sentenció.

LEÉ MÁS

Casimiro Gómez: se sumaron otras 400 familias a la toma

Crece la demanda médica en Toma Casimiro Gómez

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído