Sin consuelo: llevó a castrar a su perra a Zoonosis y se murió

Marcela contó que su mascota fue maltratada. "La reventaron por dentro", se quejó la dueña.

Neuquén
En diciembre, Pepa tuvo una camada de cinco cachorros y, al ver lo difícil que era encontrar una familia para los perritos, su dueña Marcela decidió que ese sería su primer y último parto. Por los altos costos que cobran los veterinarios por las castraciones, la mujer pidió un turno en la dirección de Zoonosis del Municipio. Pero la perra murió luego de la intervención y la mujer se lamenta por haber elegido una opción que terminó pagando muy cara.

Luego de esperar unas semanas, Pepa tuvo por fin su turno con el veterinario municipal, que le realizó la operación para que no tuviera más crías. Cuando la fue a buscar, Marcela notó algo raro en su mascota. "Estaba muy decaída, no se podía parar; yo pensé que se habían pasado de anestesia", relató la mujer, que vive en el barrio Villa María. Pepa (de raza galgo) tenía una herida muy grande, ubicada más arriba de lo normal y cosida sólo con dos puntos por el lado de afuera.

"Yo ya he operado a otras perras y me di cuenta de que no era normal", señaló la mujer con signos de consternación. Sin embargo, lo peor vino después: Pepa seguía sin pararse y comenzó a vomitar. "Primero eran vómitos normales y pensé que eran de la anestesia, pero después empezó a vomitar sangre", explicó su dueña.

La mujer se desesperó al ver la reacción de su mascota y, cuando le quiso avisar a su madre que llamara a un veterinario, notó que la perra ya no respiraba. "Es algo cruel lo que hicieron, me la reventaron por dentro", se indignó.

Desde la Municipalidad descartaron malos tratos e indicaron que se investiga cómo fue el procedimiento para conocer las razones de la muerte del animal (ver aparte).

Costos impagables
Marcela se lamentó por no haber pagado el costo que le cobraban sus veterinarios de confianza por la castración de Pepa. De todas maneras, su situación económica no le permitía afrontar una intervención que va desde los 900 a los 1300 pesos, según el especialista que uno contrate para la operación.

"Está bien que en Zoonosis lo hacen gratis, pero si van a hacer mal las cosas, lo mejor sería que no lo hicieran", expresó la vecina de Villa María.

Ahora, a Marcela sólo le quedaron los cinco perritos que dejó Pepa y una mancha de sangre en el piso que no terminó de limpiar. "Los galgos son perros muy delicados y es difícil encontrar una familia que los quiera cuidar bien", aseguró la mujer, que aún sigue golpeada por el trágico final de su mascota.


Descargo
El Municipio investiga el caso para saber bien qué pasó con Pepa

Desde la Municipalidad afirmaron que se investiga el caso para conocer más detalles sobre el procedimiento e identificar el problema. Si bien Marcela denunció que la perra murió en las horas posteriores a la intervención, los referentes de Zoonosis afirmaron que la descompensación fue varios días después de la intervención.

"Junto con esa perrita se operaron otros perros y están todos bien; fue una operación totalmente normal", indicó Nadine Nuir, directora de Zoonosis de la Municipalidad, quien aclaró que evalúan el caso para saber si el problema fue por una alergia del animal a la anestesia o por malos cuidados posoperatorios.

"Cuando vienen a pedir turno les damos las indicaciones, como que el perro tiene que hacer 12 horas de ayuno antes y 24 horas después de la intervención, pero no todos los cumplen", explicó Nuir.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído