Sorpresa en Sudáfrica por una leona lesbiana

Tiene melena de león, ruge como macho, marca territorio y hasta monta a otras hembras.

SUDÁFRICA

“Ahora miro detenidamente la parte trasera de los leones antes de hablar”, bromeaba en 2010 el veterano guía de safaris fotográficos Grant Atkinson. En una ocasión, ante un grupo de turistas en la reserva de Moremi (Botsuana), se había dedicado a describir el comportamiento de dos jóvenes machos de una familia de leones.

Atkinson señaló sus melenas en crecimiento y adivinó que pronto estarían listos para abandonar la manada. Hasta que el conductor del vehículo le susurró: “Son hembras”. El chofer tenía razón. Aquellos dos leones de melena al viento tenían vagina. Eran leonas. Aquella anécdota hoy se renueva y convierte en noticia: un equipo de científicos observó a cinco leonas con melena de león y comportamiento masculino en Sudáfrica. Una de ellas, incluso, ruge como un macho, marca territorio y hasta monta a otras hembras. Los científicos la bautizaron SaF05, en honor a la poetisa griega Safo de Lesbos, símbolo del lesbianismo.

5 son las leonas a las que les cambió el físico.

Las cinco leonas identificadas tendrían la misma patología: un problema en sus ovarios que les hace producir testosterona en exceso y por esa razón tienen imagen y actitudes de machos.

Hace tres años, Simon Dures, de la Sociedad Zoológica de Londres, adelantó las primeras informaciones sobre estas leonas tras capturar a una de ellas con un dardo sedante. “Tiene los genitales de hembra completos e intactos, sin ninguna evidencia de pseudopene ni de nada que sugiera que es hermafrodita. Sus labios y el clítoris son algo grandes comparados con los de una hembra normal”, explicó.

Hoy se asegura que el alto nivel de testosterona es la clave. Esto se produjo por un problema en los ovarios. Al extirpárselos, recuperaría su apariencia de hembra. De hecho, los científicos encontraron a una leona con melena de macho apareándose con un león pero sin quedar preñada, lo que dio la certeza de que son estériles (consecuencia de los altos niveles de andrógenos, como la testosterona en hembras).

¿Y ahora? Es inevitable la preocupación en Sudáfrica, aunque los expertos achicaron el pánico y apuntan a una anomalía genética, pero descartan que se pueda extender y suponer un problema para la especie, considerada vulnerable en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza: de los 200.000 leones que había en África hace un siglo, sólo quedan unos 20.000.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído