El clima en Neuquén

icon
12° Temp
57% Hum
La Mañana Suicidio

Suicidio: ¿cómo ayudar a quien no puede ver alternativas de vida?

Especialistas de Neuquén destacaron la importancia de la escucha atenta y desprejuiciada, y brindaron consejos para quienes estén pasando por esa situación y sus allegados.

Este 10 de Septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, llegó con la imperiosa consigna de que circule la palabra. Que circule la palabra en todos los ámbitos para que esta problemática deje de ser un tabú, se incorpore a la agenda pública, a las conversaciones privadas, y se asuma para darle batalla porque es parte de la realidad actual, por más que resulte incómoda y se la quiera evadir u ocultar a través de una espiral de silencio.

La palabra es también importante en momentos de crisis, cuando una persona con dolor emocional no puede avizorar alternativas o ver más allá de la angustia que la invade. Escuchar, poner en palabras y pedir ayuda puede salvar vidas. Saber escuchar, dar lugar al llanto y a poner en palabras ese sufrimiento, puede descomprimir una situación que se percibe como un callejón sin salida y llevar alivio.

Te puede interesar...

La primera consideración para quien esté experimentando un sufrimiento tan profundo que lo lleve a sentir que no tiene ganas de vivir o a tener ideaciones suicidas, es que pida ayuda. A quien sea, pero que pida ayuda. Que hable de lo que siente, de lo que está pasando. Si no tiene acceso o no se anima a recurrir a un centro de salud, a un profesional o llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio -(011) 5275-1135- o al provincial de Salud Mental -(299) 5358191-, quizás el primer paso sea poder expresar ese malestar con un amigo, un familiar, un docente, un compañero de trabajo o cualquier persona de su entorno comunitario.

En segunda instancia recordar que esa angustia o desesperanza pueden distorsionar la percepción y reducir la habilidad para tomar buenas decisiones, que los sentimientos suicidas son el resultado de problemas tratables y que -aunque no pueda verlo- existen opciones para calmar ese dolor y solucionar ese cúmulo de preocupaciones. Y -sobre todo- que esta situación que está transitando es temporal, que puede cambiar y que no está solo más allá de que en ese momento no se sienta contenido por una trama social.

ayuda 3.jpg

El primer consejo para quienes no estén pasando por esa situación es que no sean indiferentes. Hablar de prevención de suicidio, implica -en primer término- reconocerlo como problema e impulsar un replanteamiento social dado que no se trata de un problema individual. El incremento del número de casos en los últimos años obliga a pensar en la necesidad de políticas públicas y acciones en diferentes ámbitos, pero también en los pequeños aportes que cada cual hace a la vida social en pos de generar un entorno más saludable, o no.

Hablar de prevención del suicidio conlleva, a su vez, un mayor nivel de involucramiento para que determinadas señales de alerta no pasen inadvertidas o sean minimizadas o naturalizadas. Esto supone una mayor predisposición para empaparse del tema como primer paso para hacer algo, si se presenta la ocasión.

"Creo que escuchar, podemos todos. Quizás no sabemos qué decir. Pero escuchar, tendríamos que poder hacerlo. Muchas veces estamos negados porque no aceptamos que alguien esté triste. Puede pasar que alguien se tome licencia en el ámbito escolar o en el trabajo porque se fracturó y ahí todos lo entendemos. Ahora, si alguien se toma una licencia porque está deprimido, ya se mira de otra manera. Las problemáticas de salud mental están estigmatizadas", comentó -en diálogo con LMNeuquén- la psiquiatra Mónica Pérez, quien integra el Servicio de Salud Mental del Hospital Castro Rendón.

"Si bien el suicidio un tema difícil de abordar, es muy importante saber que todos podemos escuchar a una persona que está en esa situación. Es escuchar sin prejuicios, sin juzgar, sin comparar, sin subestimar, ni minimizar. Y en función a eso que escuchamos, acompañar. Esa misma persona que está sufriendo nos va a ir orientando en relación a lo que necesita, nos va a ir diciendo en quienes puede confiar", sumó por su parte la psicóloga Ana Belén Weiner, quien también es parte del equipo de profesionales de ese centro de salud.

"Por supuesto, si es necesario, recurrir a una línea de atención más directa o acercarse a una guardia, si es una situación de urgencia", agregó luego de remarcar la importancia de que, tras esa primera escucha, la persona pueda recibir y encauzar ese malestar con un tratamiento adecuado a la situación.

SFP Salud Mental Hospital Castro Rendon Belén y psiquiatra Mónica Pérez (6).JPG
La psiquiatra Mónica Pérez y la psicóloga Ana Belén Weiner, forman parte del equipo de Salud Mental del Hospital Castro Rendón.

La psiquiatra Mónica Pérez y la psicóloga Ana Belén Weiner, forman parte del equipo de Salud Mental del Hospital Castro Rendón.

"En el sistema de salud, la puerta de entrada para consultar es el centro de salud mas cercano. También puede ser a través del médico de cabecera. Y obviamente ante una crisis y urgencia, está la línea telefónica o las guardias hospitalarias, donde existen equipos interdisciplinarios de Salud Mental", remarcó Pérez.

En sintonía, Daniel Schiro, licenciado en psicología e integrante de la Mesa Interministerial de Prevención del Suicidio de Neuquén, ponderó "la escucha activa", así como el preguntar, el estar presente y conectado. A su vez, hizo hincapié en otras acciones pequeñas pero significativas que, en momentos de crisis, ayudan a destrabar el panorama mientras se escucha o acompaña.

En ese sentido, comentó que el correr una cortina en una habitación oscura, no solo permite que entre luz en el ambiente, sino también visualizar otro escenario. Ofrecer una taza de té, ventilar una habitación, el salir a un patio, a un jardín o a caminar al aire libre -según las circunstancias- pueden descomprimir y ayudar a dar cobijo. "La idea es activar los órganos de los sentidos e irrumpir en ese pensamiento destructivo con algo que posicione en otro lugar. Puede ser con un cambio de temperatura, un perfume...", ejemplificó el especialista.

ayuda 2.jpg

"Hay situaciones en las que la persona que está sufriendo le cuesta poner en palabras. Ahí uno puede trabajar esa escucha no solo desde la palabra que necesita, sino también acompañar desde la lectura y la interpretación de lo que nos puede decir con la mirada y el movimiento corporal", agregó.

Todo eso, como primer paso, en una situación de crisis o de mucha angustia. También es prudente no dejar sola a la persona, ni quedarse solo con la situación: hay que buscar a la familia, personas cercanas y un abordaje acorde con profesionales de la Salud Mental.

Hablar de prevención de suicidio, también incluye tener en cuenta las señales de alerta. En ese sentido, la psiquiatra Mónica Pérez mencionó "los cambios notorios en la conducta, el retraimiento, el aislamiento y la anhedonia: es decir, el no poder disfrutar de las cosas".

"También hay que estar atentos al desgano, la desesperanza, lo que se evidencia o se expresa desde lo silencioso y también en lo más ruidoso, como por ejemplo un cambio abrupto, un notorio consumo de alcohol", sumó, por su parte, Weiner.

Por su parte, Schiro aconsejó no pasar por alto los cambios de comportamientos, la falta de concentración, modificaciones importantes en los patrones de sueño, el apetito y las actividades sociales, así como el autoaislamiento y la baja autoestima.

"Las conductas autolesivas -visibles o no- pueden no estar vinculadas al suicidio. No obstante, hay que prestarles atención porque provocadas en el tiempo, constantemente y sumándole más factores externos, pueden terminar en suicidio", advirtió el referente neuquino de la Fundación Manos Unidas por la Paz, dedicada a desplegar acciones para prevenir el suicidio.

Profesionales sobre el suicidio

"Las conductas autodestructivas pueden estar vinculadas a la transgresión a la ley o los trastornos alimentarios, que no se limitan a la anorexia y bulimia, sino que incluye a los comedores compulsivos, por ejemplo", manifestó.

El psicólogo también recomendó no descartar las amenazas de suicido al concebirlas como un melodrama típico de la persona para hacerse notar. "Muchos dicen: 'Dejalo que está llamando la atención, le pasa siempre lo mismo, ya se le va a pasar". Y claro que está llamando la atención, lo que pasa es que es de la única forma que puede", sostuvo al remarcar que no hay que naturalizar ni dejar pasar ese tipo de situaciones.

"Es un mito la creencia de que el que lo dice no lo hace. No, el que lo dice, el que manifiesta que no quiere vivir o que se quiere matar, está pidiendo auxilio", sostuvo, por su parte, Carlos Soto, negociador en crisis, interventor comunitario en el trastorno del comportamiento suicida y referente de la Fundación Manos Unidas por la Paz en Neuquén.

Para tener en cuenta: Las guardias de Salud Mental en los hospitales Heller y Castro Rendón atienden las 24 horas, mientras que la del Bouquet Roldán y los hospitales de Centenario y Plottier, lo hacen de 8 a 20. Línea de Prevención del Suicidio (Argentina): (011) 5275-1135. Línea de contención en salud mental (Neuquén): 2995358191

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario