Supo que sería madre 45 minutos antes del parto

Una escocesa de 19 años dio a luz sin síntomas ni panza de embarazada

Escocia. No tuvo náuseas, no tuvo antojos, jamás sintió movimientos extraños en su vientre y la noche anterior al parto su panza era completamente chata. Se acostó como siempre y al despertar Emmalouise Leggate, una joven escocesa de 19 años, estaba lista para dar a luz. Demasiado lista. Es que al notar todos los síntomas, la joven llamó a su madre, Jackie, quien se comunicó con la abuela de la chica, Louise, y entre las tres fueron al hospital. Llegaron, estacionaron en la puerta, y mientras ella esperaba en el coche, su madre fue a buscar ayuda. Cuando regresó al coche con los médicos, la pequeña Ciara Louise Lamont ya había nacido. Era la segunda hija de la joven que, como tomaba pastillas anticonceptivas y no experimentó ningún síntoma, nunca supo que estaba embarazada.

“Los médicos no pudieron explicar por qué no tuvo hinchazón de la barriga. Simplemente me dijeron que el feto pudo haber estado sentado en la parte baja de la espalda, y que eso es bastante común”, relató la joven que además tiene a Caoimhe, de casi 2 años. La niña nació sana y sin problemas físicos el 17 de julio y ahora, acomodada con la nueva integrante de la familia ostentando sus ocho meses, se animó a contar su historia a los medios británicos.

Te puede interesar...

“La partera llegó al auto pensando que todavía tenía tiempo, me hizo preguntas, pero después abrió la puerta del coche y la bebé ya estaba allí. Ya la había dado a luz”. Emmalouise Leggate, la madre contó los detalles del nacimiento de la beba.

“Me sorprendí mucho. No parecía algo real. Mi abuela estaba tan sorprendida que no podía creerlo. Tuvimos mucha suerte de que todo salió bien. La verdad es que no me había realizado una prueba de embarazo, no tenía síntomas, nada. Nada de nada”, explicó a The Sun. Todavía no logra comprender cómo nunca tuvo señales de su embarazo: “La gente tiende a descubrir su embarazo alrededor de su escaneo de 20 semanas, una vez que el bebé comienza a patear, pero Ciara nunca lo hizo. Nunca sentí que ella pateara. Tampoco tuve náuseas matutinas ni antojos, nada de eso”. El único dato que le dio su cuerpo fue que la menstruación se detuvo, pero ella lo desestimó creyendo que se debía a la pastilla anticonceptiva que estaba tomando. “Al comienzo de usar la píldora estuve indispuesta, pero era diferente a lo de siempre. Luego mis períodos simplemente se detuvieron por completo, así que pensé que era por los cambios que tuvo mi cuerpo con la pastilla”.

Aunque nunca le creció la barriga, ella sí tuvo un crecimiento en su peso, pero de otra manera a la de un embarazo: “El peso estaba en todo mi cuerpo, más en mis brazos, piernas y cara que en cualquier otro lugar. Mi estómago nunca creció”. A ocho meses de aquella mañana, Emmalouise tiene claro que ahora va a cuidarse al máximo: “Fue lo mejor que pudo haber ocurrido. Pero ya no tendremos más bebés sorpresa”, bromeó.

Los instantes previos al nacimiento de la pequeña dentro de un auto

el primer síntoma claro lo tuvo recién 45 minutos antes de dar a luz cuando un golpe la despertó de repente. “el golpe vino de la nada y me despertó esa mañana. Fue un golpe fuerte e inesperado”. De inmediato su madre y su abuela la llevaron al hospital: “Mi abuela me repetía: ‘Definitivamente es un bebé, pero no creo que estés lista para dar a luz ahora mismo’”. sin embargo, la realidad era otra.

“Para cuando subí al auto, las contracciones llegaban cada dos minutos y luego rompí bolsa”. Una vez en el estacionamiento de la clínica, su madre fue a buscar a un especialista pero la bebé no les dio tiempo: “acabábamos de estacionarnos afuera del hospital y mi abuela me rogaba que esperara: ‘esperá cinco minutos, ¿no podés esperar cinco minutos?’ simplemente no pude”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído