El clima en Neuquén

icon
Temp
88% Hum
La Mañana bitcoins

Tenía millones en bitcoins y los perdió en un basurero

El hombre había minado 7.500 bitcoins en los inicios de las criptodivisas y para su mala fortuna el disco rígido donde los almacenaba terminó en un vertedero.

James Howells, de Newport, Gales del Sur, está envuelto en una búsqueda desesperada para localizar y recuperar los datos de un disco rígido donde había minado en los comienzos de las criptodivisas 7.500 bitcoins. La fortuna perdida de Howells ascendería a más de 315 millones de euros y se encuentra en algún lugar de un inmenso vertedero de basura.

El hombre está tan desesperado por encontrar su fortuna que renunció a su trabajo para dedicarse tiempo completo a la ardua tarea de localizar el dispositivo.

Te puede interesar...

Sin embargo, Howells tiene otro obstáculo por superar antes de llegar al vertedero. La Municipalidad de su ciudad no le permite ingresar al lugar para buscarlo alegando que al remover miles de kilos de basura podrían causar daños al medioambiente.

"El ayuntamiento le ha dicho al Sr. Howells en varias ocasiones que la excavación no es posible en virtud de nuestro permiso de licencia y la propia excavación tendría un enorme impacto medioambiental en la zona circundante", dijo el portavoz de la municipalidad. "El coste de excavar el vertedero, almacenar y tratar los residuos podría ascender a millones de libras, sin ninguna garantía de encontrarlos o de que sigan funcionando".

La red de Bitcoin está descentralizada, lo que significa que no está controlada por un solo individuo, sino por una red de computadoras. Cada transacción se origina en un monedero que tiene una "clave privada". Ésta es una firma digital y proporciona una prueba matemática de que la transacción procede del propietario del monedero.

Según publicó The New Yorker, la incansable búsqueda de Howells termino convirtiéndose en su obsesión.

La odisea de Howells se hacía cada vez más intensa a medida que veía cómo sus criptomponedas iban generando cada vez más dividendos a la par que el vertedero también crecía en extensión. Así, cuando comenzó su búsqueda ya valían cinco millones de euros y el vertedero ya comprendía una superficie de quince canchas de fútbol.

bitcoin.jpg

Al poco tiempo de iniciada la búsqueda, Howells pudo contactarse con el responsable del vertedero que le dio un poco de esperanza en su búsqueda cuando le dijo que tenían un sistema ordenado para depositar los residuos y que existía la posibilidad de encontrar su tan preciado tesoro en una zona establecida de unos 250 metros cuadrados. Pero lo único que se interponía entre sus bitcoins y la búsqueda era el permiso de la municipalidad para empezar a revisar entre la basura.

La historia de Howells sobre cómo mino sus bitcoins está envuelta en ciertas dudas, pero lo cierto es que la municipalidad seguía negándole el permiso por lo que el hombre decidió contactar a su representante local en el Parlamento Galés, en Cardiff, y con el Parlamento Británico en Londres. Fue más allá y habló con inversores e incluso llegó a un acuerdo con dos empresarios que accedieron a financiar la operación de recuperación del disco: Howells se quedaría con una tercera parte de lo que lograran recuperar.

También pensó en otra táctica un poco más arriesgada como ofrecerle a la municipalidad de Newport un 25% de lo que se encontrara para que se pudiera usar para la recuperación de los daños económicos de la COVID-19, pero tal oferta tampoco cambio la decisión de los funcionarios de no otorgarle permiso.

Un funcionario dijo que había sido "contactado varias veces desde 2013 sobre la posibilidad de recuperar una pieza de hardware de TI que se dice que contiene bitcoins", la primera fue "varios meses" después de que Howells se diera cuenta por primera vez de que la unidad había desaparecido.

Esto no detuvo a Howells que armo una presentación con todos los detalles y calculó que la búsqueda costaría casi seis millones de euros, pero podía haber margen para lograr mayor financiación. Con un equipo de 25 personas podría completar la operación de búsqueda en el área designada en menos de un año.

En la actualidad, la municipalidad todavía sigue negándose a dar permiso para la operación. Los responsables de gobierno aseguran que el proyecto es demasiado incierto y demasiado arriesgado para el medioambiente. Y mientras tanto, en el vertedero sigue multiplicándose una cuantiosa fortuna a la espera de su propietario.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario