Trappist-1: planetas donde se podría vivir

A 40 años luz de la Tierra hay un sistema solar que tiene 250 veces más agua que el nuestro.

En 2016, un equipo de investigadores capitaneado por el astrónomo Michael Gillon, de la Universidad belga de Lieja, descubrió tres planetas templados y rocosos, del mismo tamaño que la Tierra y alrededor de Trappist-1, una pequeña enana roja ultrafría a sólo 40 años luz de distancia. Apenas unos meses después, Gillon asombró al Mundo con su descubrimiento de todo un sistema de siete planetas alrededor de esa misma estrella. Algunos de ellos, además, con agua y sorprendentemente parecidos al que nosotros habitamos.

Los investigadores hallaron que los siete planetas están formados principalmente de roca y que hasta un 5% de su masa es agua, una cantidad 250 veces superior a la que hay en la Tierra, donde la suma de los océanos apenas si representa un 0,02% de la masa total.

Ahora, una serie de cuatro nuevos estudios arroja más luz sobre las propiedades del sistema solar de Trappist-1, y concluye que esos mundos son, hoy por hoy, nuestra mejor esperanza de encontrar vida más allá de la Tierra.

Los estudios, recién publicados en las revistas Nature Astronomy y Astronomy and Astrophysics, son el resultado del esfuerzo conjunto de varios equipos de investigadores para aportar la mayor cantidad posible de detalles sobre los siete mundos y las propiedades de su estrella anfitriona.

De hecho, el primero de los trabajos del equipo se centró en la pequeña Trappist-1, mientras que el segundo trató de afinar al máximo las medidas de los radios de los siete planetas del sistema, así como de recoger la mayor cantidad de datos posibles sobre cada uno de ellos. El tercer estudio ofrece las mejores estimaciones que existen hasta ahora sobre las masas de esos mundos y el cuarto se centró en el análisis y la observación de sus atmósferas, un aspecto fundamental para determinar la posible existencia de vida.

Además, cinco de los planetas carecen de una atmósfera hecha de hidrógeno y helio, como las de nuestros Neptuno y Urano, lo que refuerza la idea de que los siete mundos de Trappist-1 son mucho más parecidos de lo que creíamos a los del Sistema Solar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído