Tras la amenaza de ISIS, refuerzan la seguridad en El Vaticano

El superintendente de Roma, Nicholas D'Angelo, dio "luz verde" anoche para el despliegue de efectivos militares en 94 sitios catalogados "sensibles".

Ante la amenaza de la organización radical Estado Islámico (EI) de un ataque sobre Roma, el gobierno de la capital italiana reforzará la seguridad en 94 "puntos sensibles", al tiempo que dispuso una serie de medidas extraordinarias para el Año Santo que comenzará el próximo 8 de diciembre, entre ellas el derribo de drones y aviones no tripulados.

El superintendente de Roma, Nicholas D'Angelo, dio "luz verde" anoche para el despliegue de efectivos militares en 94 sitios catalogados como "sensibles" por la prefectura de la capital.

Entre ellos se encuentran desde el apartamento papal de Via della Stazione Vaticana hasta 39 embajadas, además de puntos de referencia como el Coliseo y Plaza España, sinagogas e instituciones judías y estaciones de metro.

La prensa italiana amaneció hoy con la noticia de que el grupo extremista islámico tiene entre sus próximos objetivos a la Plaza San Pedro, la Scala de Milán y el Duomo de Florencia.

"Estamos en una amenaza, pero esto no nos debe llevar a una actitud de miedo", aseguró el prefecto de Roma Franco Gabrielli durante la presentación de un centro de seguridad en la capital.

"Estamos llevando a cabo un plan para derribar aviones no tripulados y neutralizar la amenaza de ataques terroristas con aviones no tripulados. Tras lo sucedido en París, aumentó la lista de objetivos posibles" de la organización terrorista, reconoció el prefecto encargado del gobierno de la ciudad tras al dimisión en octubre pasado del ex síndico Ignazio Marino.

Además de las medidas del gobierno capitalino, el ministro del Interior italiano Angelino Alfano reconoció que habrá "mayores requisitos de seguridad generados por el Jubileo", en referencia al Año Santo convocado por el papa Francisco entre el próximo 8 de diciembre y el 20 de noviembre de 2016.

Así, según Alfano, se dispondrá la movilización dentro de Roma de unos 700 militares que se sumarán a los 1300 soldados desplegados en la capital para la operación "Strade Secure" (calles seguras) y a las 24.000 unidades que ya custodian la ciudad entre policías (11.684), Carabinieri (7438) y GDF (4397).

El papa Francisco, de todos modos, continuará con sus habituales audiencias de los miércoles y el Angelus de domingo "con total normalidad" y "no suspenderá" su viaje a África previsto para la semana próxima, según anunció a Télam esta semana el ceremoniero pontificio Guillermo Karcher.

En esa línea, el secretario de Estado Pietro Parolin había anunciado que si bien "el Vaticano puede ser blanco debido a su significado religioso", desde la Santa Sede "nada cambiará" en la agenda del papa Francisco.

"Podemos elevar el nivel de las medidas de seguridad en los alrededores del Vaticano, pero no vamos a paralizarnos por miedo. No vamos a modificar la agenda papal", aseguró el número dos Vaticano consultado tras el ataque del viernes pasado en París que dejó al menos 129 muertos.

En ese sentido, Francisco aseguró hoy que "el mundo no ha entendido el camino de la paz", al tiempo que criticó a "los malditos que causan y quieren la guerra".

"Hoy Jesús llora porque preferimos el camino de la guerra, el camino del odio, la forma de las enemistades. Estamos cerca de la Navidad: habrá luces, habrá fiestas, árboles brillantes, incluso cunas, pero el mundo sigue haciendo la guerra. El mundo no ha entendido el camino de la paz", se lamentó el Sumo Pontífice durante su misa matutina en Santa Marta.

"Hoy el mundo está en una guerra para la que no hay justificación", criticó el Obispo de Roma, al tiempo que se preguntó "¿qué queda de una guerra, de esto, de que estamos viviendo ahora?".

"¿Qué queda? Ruinas, miles de niños sin educación, tantas víctimas inocentes: muchos, y un montón de dinero en los bolsillos de los traficantes de armas", afirmó.

"Pedimos la gracia de lágrimas por el mundo que no reconoce la paz. El mundo vive para la guerra con el cinismo de decir que no lo hace", enfatizó en su pedido de paz el Santo Padre.

"Los que operan la guerra, los que hacen la guerra, son malditos, son criminales", insistió Francisco en sus criticas habituales a "los traficantes de armas".

De hecho, el Sumo Pontífice anunció tras los ataques que el 17 de enero visitará la Sinagoga de la capital italiana.

Tras los ataques del pasado viernes 13 en la capital francesa, el EI lanzó un comunicado en el que advierte: "Conquistaremos Roma, romperemos sus cruces y esclavizaremos a sus mujeres, con el permiso de Alá, el elevado".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído