El clima en Neuquén

icon
Temp
85% Hum
La Mañana cordillera

Tres días hasta la cordillera

En aquella época no había buenos caminos para el transporte de vehículos. Viajar en auto era una gran aventura.

El aviso publicado en el diario Neuquén, el 7 de agosto de 1915, anunciaba con todos los detalles y horarios el servicio de viajes en automóvil hasta la ciudad de Bariloche, a través de una línea de transporte creada para conectar a la capital neuquina con distintas ciudades del territorio.

Lo curioso del aviso es que los horarios de salida y llegada a destino eran estimativos, de acuerdo a las contingencias climáticas que se presentaran, pero aseguraban que el viaje se podría hacer en menos de tres días. Y publicaba los horarios: salida el día 1 a las 7 AM y llegada el día 3 a las 4 PM. “Los automóviles solo llegarán a Bariloche cuando el tiempo lo permita”, anticipaba para evitar futuras quejas de los usuarios.

Te puede interesar...

Una de las personas que se convirtió en una pieza clave para prestar este servicio de transporte fue Amaranto Suárez, un uruguayo apasionado por los automóviles que llegó al territorio de muy joven con dos credenciales que generaban admiración: la de mecánico y la de chofer.

Por aquel entonces, tener conocimientos para conducir vehículos era algo poco común y muy buscado en tierras patagónicas, por lo que el muchacho que había estudiado en la Escuela de Mecánica y Choferes de Buenos Aires, consiguió trabajo enseguida.

nieve bariloche.jpg

Primero se desempeñó como chofer del gobernador Eduardo Elordi. Luego creó la empresa “La Veloz”, en sociedad con Jarred Jones, un estanciero norteamericano que tenía tierras en la cordillera y que fue el que trajo los primeros Ford T a la zona.

El servicio tuvo una gran demanda y fue un gran acontecimiento para los vecinos de Neuquén. A partir de ese momento, viajar en vehículo a la cordillera era una realidad. Tardar tres días era lo de menos.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario