El clima en Neuquén

icon
16° Temp
42% Hum
LMNeuquen quiroga

Un año sin Pechi

Un día como hoy fallecía el cuatro veces intendente de Neuquén, Horacio Quiroga. Fue la figura política más relevante de la provincia por fuera del MPN y el impulsor de la gran transformación de la ciudad capital.

El rumor sacudió las primeras horas de la apacible mañana primaveral de ese sábado 12 octubre y después la confirmación oficial generó la conmoción. Había muerto, a los 65 años, Horacio “Pechi” Quiroga, la figura política partidaria más importante que tuvo la provincia fuera del Movimiento Popular Neuquino.

Lo aquejaba una rara y dura enfermedad que afectaba sus pulmones y que lo había obligado a programar una operación de doble trasplante para este año. No pudo ser.

Te puede interesar...

Algunas semanas atrás, ya desmejorado, con varios kilos menos y muchas dificultades respiratorias, Pechi seguía adelante con su campaña a senador nacional, ajustando los detalles de lo que sería su cuarta y última gestión como intendente.

Por esos días, la imagen de su despacho del segundo piso de la Municipalidad no distaba mucho de cualquier otro momento de su vida como jefe comunal: Una montaña de expedientes para firmar apilada sobre la larga mesa de madera lustrada que se utilizaba para las reuniones, colaboradores y funcionarios estrechos que entraban ahí para consultarlo sobre cualquier tema, mientras ordenaba y preguntaba si tal o cual otra cosa había sido resuelta. Todo convivía con una incontable cantidad de cajas de diferentes tipos de medicamentos que debía tomar de manera diaria para tratar su enfermedad y que se guardaban muy prolijamente debajo de un mueble, al lado de su escritorio.

pechi-intedenten2.jpg

De convicciones fuertes, polémico, controvertido, pero un gran hacedor que transformó la ciudad de Neuquén con obras de infraestructura reconocidas hasta por sus propios detractores. Así podría definirse a un Quiroga que comenzó su militancia política en la Unión Cívica Radical, partido por el que fue electo concejal en 1987 y 1991. En ese año ya pasaba por su cabeza ser intendente y se presentó para competir en una interna del radicalismo que terminó perdiendo a manos de Marta Búfollo.

En el siguiente período de cuatro años hizo política desde el llano y en 1995 volvió a intentar la aventura de llegar a jefe comunal como candidato de su partido. Pero resultó derrotado otra vez, en este caso, frente a Luis Chito Jalil, postulado por el MPN.

La tercera, en 1999, sería la vencida. Quiroga rompió todos los pronósticos y terminó con una hegemonía de un MPN que, a excepción del período de cuatro años de Víctor García de la UCRI (1958-1962) y de alguna intervención militar, desde la conformación de Neuquén como provincia siempre había gobernado la ciudad.

De ahí en adelante se transformaría en el rival del partido provincial por excelencia, un contrapeso que se sostendría en el tiempo y que le aportaba a cada elección y a los temas de coyuntura un condimento especial.

En 2003 volvió a consagrarse intendente en representación de la Alianza y en 2007 impulsó a Martín Farizano, quien había sido su mano derecha en el municipio, y con el que rompería al poco tiempo por serias diferencias políticas.

AM-apertura-calle-Lanin-pechi-h-quiroga-(5).jpg
En sus cuatro períodos de gobierno como intendente inauguró obras emblemáticas para la ciudad.

En sus cuatro períodos de gobierno como intendente inauguró obras emblemáticas para la ciudad.

El talón de Aquiles en la trayectoria de Pechi fue el sillón de la gobernación de Roca y la Rioja. No pudo o no supo cómo derrotar al MPN, aunque lo intentó hasta los últimos días de su vida.

Su primera incursión para buscar la conducción de la provincia fue en 2007, como parte de la Concertación, una alianza entre sectores del Justicialismo y la UCR que había ideado Néstor Kirchner. Quedó en segundo lugar, detrás del candidato del MPN, Jorge Sapag. Luego, fue designado subsecretario de Relaciones Institucionales de la Cancillería del gobierno de Cristina Fernández, con rango de embajador.

En 2008, y después del voto “no positivo” de Julio Cobos como presidente del Senado en la famosa sesión en que se intentó aprobar la resolución 125 de retenciones al campo, Quiroga renunció a su cargo en el gobierno nacional y se alineó con el mendocino. En 2009, fue elegido diputado nacional por la UCR.

Dos años después, sin estructura partidaria luego haber perdido la interna del radicalismo, volvió a las fuentes con la intención de recuperar la intendencia de Neuquén. Hizo una campaña casi en soledad, sólo acompañado por un puñado de leales compañeros de ruta y un espacio político propio: Nuevo Compromiso Neuquino. El peso de sus dos anteriores gestiones como intendente habían quedado marcadas en la retina de muchos vecinos y ese fue su principal capital para ganar los comicios de ese año y asumir su tercer mandato en la ciudad.

pechi-macri.jpg
El último acto político en el que participó Quiroga fue con Macri, previo a las elecciones nacionales del año pasado.

El último acto político en el que participó Quiroga fue con Macri, previo a las elecciones nacionales del año pasado.

En las elecciones de 2015 se presentó nuevamente como candidato a gobernador, esta vez en una alianza entre la UCR y el PRO, y volvió a caer derrotado. Salió tercero, detrás de Omar Gutiérrez (MPN) y de Ramón Rioseco (Frente para la Victoria). Lo mismo, y ante idénticos rivales, ocurrió en 2019.

No obstante, la figura de Quiroga trascendió esos traspiés electorales, dejando una fuerte impronta y una vara muy alta a través de sus diferentes etapas como intendente capitalino.

Entre sus actos de gobierno quedará la nueva terminal de ómnibus, el parque central, enormes obras de asfalto, el ensanchamiento de Doctor Ramón-Leloir, la creación de Parque Norte, del Oeste, y la mega obra que, en diferentes etapas, se hizo sobre el Paseo de la Costa, sumando balnearios, sendas y espacios públicos recreativos que hoy representan el principal lugar de esparcimiento para los vecinos de la ciudad.

Desde lo cultural, la sede del Museo Nacional de Bellas Artes y la puesta en valor de las diferentes salas de la ciudad, además de la Fiesta de la Confluencia y la Feria Internacional del Libro.

De su última etapa como intendente se destacó la construcción del nodo vial de ruta 7, una red de bicisendas, el Metrobús y una nueva sede Municipal en el oeste.

sepelio-cortejo-funebre-Horacio-pechi-quiroga-1.jpg
Una muchedumbre despidió a Quiroga en la sede del MNBA. Después, otra multitud acompañó el cortejo, pasando primero por el edificio municipal

Una muchedumbre despidió a Quiroga en la sede del MNBA. Después, otra multitud acompañó el cortejo, pasando primero por el edificio municipal

Su perfil político pasó por diferentes momentos. De raíz radical, tuvo amores y desamores con su partido. Abrazó primero la causa de la Alianza y después la de la Concertación kirchnerista. Luego pasó por el Cobismo y terminó apoyando a Mauricio Macri.

En su relación con el gremio municipal ocurrió algo parecido. “Por mi, estos pueden quedarse a vivir acá que no me van a torcer el brazo”, dijo una vez a mediados de 2006, mirando por la ventana de su despacho hacia la calle, en medio de un conflicto salarial con Sitramune, que había tomado el edificio.

El vínculo fue cambiante. De tirante a momentos de buena convivencia y luego máxima tensión con causas judiciales en el medio, como en su cuarta etapa al frente del municipio.

Pero más allá de sus posicionamientos ideológicos y hasta de sus bravuconadas, Quiroga fue, por sobre cualquier otra cosa, un hombre de gestión, con una mirada de largo plazo en tiempos de cortoplacismo.

No llegó a ver esa Neuquén “del millón de habitantes” de la que tanto hablaba y proyectaba pero sí dejó el camino allanado.

Desde la tarde de ese sábado 12 de octubre y hasta bien entrada la madrugada del domingo, un gentío desfiló por la sede del Museo Nacional de Bellas Artes para despedirlo. Vecinos de a pie y referentes de todos los espacios políticos se mezclaron entre funcionarios, allegados y familiares que no encontraban consuelo. Después, otra multitud acompañó sus restos en un cortejo hasta el cementerio central que pasó primero por el edificio municipal.

Fue una partida dolorosa, tan repentina como inesperada, de quien marcó una bisagra en la historia de una ciudad que no lo olvidará.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

6.5573770491803% Me interesa
77.868852459016% Me gusta
4.0983606557377% Me da igual
4.9180327868852% Me aburre
6.5573770491803% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario