Un barco lleno de turistas chocó con otro y se hundió

Hay 7 muertos y 21 desaparecidos por la colisión en el Danubio.

Hungría. Siete segundos tardó el barco lleno de turistas en desaparecer bajo las aguas del Danubio, la noche del miércoles en Hungría. Las autoridades húngaras confirmaron que siguen buscando a 21 personas desaparecidas, con escasas esperanzas de hallarlas vivas. Por ahora, el total de muertos asciende a siete, todos surcoreanos.

La fuerte corriente del río y el mal tiempo, con intensas lluvias, dificultan las tareas de búsqueda y rescate, que entretanto se han ampliado a todo el tramo húngaro del Danubio. La embarcación volcó cuando volvía de una excursión nocturna de una hora tras chocar con un gran crucero. En siete segundos se hundió completamente.

Las primeras reconstrucciones de los hechos indican que el barco Hableány (Sirena), que efectuaba una gira turística por el tramo budapestino del Danubio, colisionó con otro barco más grande, el Viking, hacia las 21 hora local del miércoles. “A las 21:15 llegó la información de que dos barcos chocaron y varias personas cayeron al agua”, explicó ayer el policía Adrián Pál en rueda de prensa en Budapest.

La embarcación, que volvía de una excursión con turistas de Corea del Sur, impactó contra un crucero y se hundió en apenas siete segundos.

En el Sirena, perteneciente a la compañía Panorama Deck, de 27 metros de largo y una capacidad para 60 personas, iban 31 turistas -entre ellos un menor- acompañados de dos guías, todos surcoreanos, así como dos tripulantes húngaros que se encuentran entre los 21 desaparecidos (19 surcoreanos y dos húngaros). Siete pasajeros murieron y otros siete resultaron levemente heridos, confirmó el coronel. “El estado de los siete heridos, que fueron hospitalizados, es estable. Pueden comunicarse y fueron tratados contra la hipotermia”, informó el portavoz de los servicios de Ambulancia, Pál Györfi, a la televisión pública magiar M1. “Lamentablemente, en el caso de otras siete personas solo pudimos determinar su muerte”, agregó Györfi, quien explicó que con las actuales temperaturas del agua del Danubio, de 15 grados como máximo, los cuerpos se enfrían rápidamente.

Las tareas de rescate se ven dificultadas por el mal tiempo y la fuerte corriente del río, cuyo caudal ha aumentado por las intensas lluvias de los últimos días y la nieve derretida que se vierte desde las montañas tras el invierno.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído