Un despertar atípico con visitas y el calor de la gente

Pancho Casado y su equipo de Línea abierta fueron los encargados de dar el puntapié inicial a una fiesta que se extendió durante toda la jornada.

La jornada del 10 de abril fue diferente para los neuquinos desde muy temprano. Con la oscuridad de la noche aún a cuestas, puntuales como siempre, desde las 6 de la mañana Pancho Casado y su equipo (Majo Carrascal, Maxi Páez, Martín Gamero, Víctor Ceballos, Carla Sanhueza, Carlos Ramos y Sandro Hoqcuart en la operación técnica) despertaron a la ciudad con una emisión atípica de Línea abierta (lunes a viernes de 6 a 9:30 y sábados de 8 a 10).

Instalados en el corazón del centro con el estudio móvil de LU5, los integrantes del clásico envío matutino renovaron su compromiso con los oyentes, al tiempo que se vistieron de fiesta para celebrar los 73 años de la emisora. Además de la información y el ida y vuelta con la audiencia, hubo espacio para saludar a los seguidores del ciclo, que se acercaron para expresar su gratitud o simplemente para ver las caras de esas voces familiares que día a día son parte de su vida.

Tampoco faltaron las salutaciones de diferentes entidades, agrupaciones, sindicatos, funcionarios del gobierno provincial y municipal o personajes de la cultura, como Vicky Chávez. La reconocida historiadora se hizo un lugar en su rutina para llevar con un obsequio en homenaje a las personas que fueron parte del largo camino que emprendió la radio desde 1945.

El segmento humorístico a cargo de Carlos Ramos tuvo hinchada propia. Es que su personaje Pedro Reyes, que volvió a adueñarse del micrófono para hacer su programa paralelo “La Escoba”, fue un imán para transeúntes curiosos y oyentes que se acercaron especialmente para ver la cocina de la radio y reirse sus chistes.

“Estaba medio condicionado porque estaba atrás el jefe y dije ‘uh, me tengo que cuidar’”, bromeó minutos después Ramos, haciendo alusión a su intervención al aire en presencia del director del multimedios, Juan Carlos Schroeder, quien se acercó al estudio móvil para festejar el aniversario.

Sin dudas, uno de los momentos más emotivos se dio sobre el final, cuando los equipos de Línea abierta y Todo bien, más las figuras de otros programas como Abel Rojas y Juan Manuel Curcho, Schroeder y el director de la radio, Esteban D’Aranno, se congregaron para manifestar su mirada y sentir en torno al pasado, el presente y el futuro de la emisora. El momento fue coronado con un brindis iluminado con las velitas de una torta decorada con los colores insignia del medio.

Con la camiseta de LU5

“Es la segunda transmisión que hago en el estudio, la primera fue desde el Autódromo. Esto es sensacional, muy pocos medios en la Argentina cuentan con un estudios de estas características. Hay equipos de radio muy grandes que están preparados para transmitir automovilismo o fútbol pero son completamente distintos. Esto para la región es lo más importante que hay. De Córdoba al sur no hay ninguna radio que pueda llegar a tener esto”, destacó Pancho Casado al finalizar su programa.

“Desde que Juan asumió la conducción de LU5 se puso la meta de llevar la radio a la máxima potencia y hace muchos años que somos la radio más escuchada. Más allá de todos los títulos que se pongan los demás, saben que no van a llegar nunca ni al 7 o el 8 por ciento de la audiencia nuestra, y eso para nosotros es muy importante”, remarcó el líder de Línea abierta.

“Hay mucho trabajo detrás de todo esto, hay equipos de producción y un montón de cosas más que se hacen y que no se ven. Trabajamos los feriados, los domingos a las 6 de la tarde comenzamos a trabajar con la producción y eso la gente no lo ve ni lo escucha”, sostuvo, poniendo la lupa en la labor de sus compañeros y no en su figura. “Esto es como una máquina, si falla un engranaje, entonces todos tenemos que complementarlo. Tenemos que saber que somos una pieza más dentro de esta gran máquina que es LU5”, recalcó.

Sobre la fidelidad y las muestras de afecto de sus oyentes, Casado expresó: “Te alimenta el ego, pero hay que rendir un examen todos los días, por eso uno no tiene que dejar de trabajar o dejar de colgarse la mochila al hombro para ir a las reuniones para conseguir información. Esto es importante y muy lindo, pero tenés que seguir alimentándolo. Hay gente a la que no le interesa, pero es importante que venga, como hoy, una chiquita con síndrome de down que hace como ocho años me saqué una foto con ella en el Parque Central. Ahora ya es toda una señorita y me vino a saludar porque estábamos acá y eso me emociona. Eso llega muy adentro del corazón”, agradeció.

“También vino mucha gente mayor. Lo importante de esto es que nos escuchaban los abuelos, después los hijos y ahora los hijos de los hijos. La radio siempre se mantuvo, nunca defraudamos a la audiencia, siempre dijimos la verdad y no repetimos las notas de otro medio”, subrayó. “Hacemos las nuestras y siempre tienen repercusión. Nosotros somos siempre primeros en eso”, afirmó el conductor que arrancó con su ciclo en 1987 bajo el nombre Aquí y ahora.

“Yo amo la radio y llevo la camiseta de LU5 pintada en el cuerpo. No sería capaz de irme a otra emisora”, sentenció Pancho y remarcó que entre todos los medios de comunicación y las redes, la radio sigue siendo muy importante para la comunidad: “La radio es el medio más creíble y por eso tenemos la audiencia que tenemos”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído