LMNeuquen Solidaridad

Un gesto de grandeza: compró un iPhone, se dio cuenta que era robado y se lo devolvió a la dueña

Un técnico especialista en los celulares de Apple, que trabaja en LMNeuquén, logró contactar a una joven que lo había comprado por 22 mil pesos hace un año y que lo había perdido en una plaza hace un mes y medio.

Un descuido y un posterior gesto de grandeza logró conectar a dos personas - Pablo y Andrea- que, sin saberlo, eran más cercanos de lo que creían. Hace unos días, un técnico en informática de LMNeuquén, que además ofrece servicios de reparación de dispositivos de la marca Apple, le compró un teléfono celular a una joven en un conocido paseo de compras ubicado sobre Antártida Argentina. Sin embargo, luego de hacer la transacción se dio cuenta que el artefacto era robado.

"La semana pasada contacté a una chica que vendía un iPhone 7 en ocho mil pesos. Como lo vendía barato, le escribí porque yo lo necesitaba para repuestos o para utilizar. Le pregunté si le servían siete mil pesos, que era lo que tenía en ese momento. Me dijo que sí, que necesitaba la plata, que no había problema y me citó en el patio de comidas del híper", relató Pablo Figueroa.

Te puede interesar...

andrea.jpg

Al hacer el intercambio, Pablo verificó que el teléfono encendía y que le funcionaba la pantalla, pero la escasa señal de internet no le permitió chequear la configuración del aparato. No obstante, confió en la vendedora y le depositó el monto acordado en el cuenta de Facebook de Marketplace de ella, a través de la cual promocionó y ofreció el producto. Sin embargo, al regresar a su casa, se dio cuenta que algo que no estaba bien.

"Cuando conecté el teléfono a la red WiFi de mi laboratorio, no podía ingresar, me pedía la cuenta de iCloud, que es un sistema de seguridad que tiene iPhone por si se te pierde el celular o por si te lo roban, para que nadie lo pueda usar", explicó el especialista. Creyendo que la vendedora se había olvidado de quitar sus datos en el dispositivo, trató de contactarla vía Facebook y -de esa manera- se percató que había eliminado su usuario en esa plataforma.

"El perfil no estaba más, así que si tenía algún problema con el aparato, perdí. Traté de buscarla por Instagram, pero nada. El nombre era Noelia, no me acuerdo el apellido", contó Pablo. "Capaz esa persona lo compró de la misma manera que yo", especuló tratando de creer en la buena fe de la joven.

Tras restaurar y resetear el celular, el técnico consiguió acceder a la ficha técnica de la propietaria original del dispositivo. "Esa ficha es otra opción que te da Apple por si se te pierde el teléfono o si sufriste un accidente. Como el dueño no puede usarlo, los médicos o la persona que te asiste pueden ver tu edad, tu fecha de nacimiento y algún número de contacto de emergencia", precisó Pablo, para luego señalar que, pese a que intentó dar con las personas señaladas como contactos ante una eventualidad, nadie contestó sus llamados.

Lejos de darse por rendido, desentenderse de la situación y aprovechar el aparato para hacer reparaciones, Pablo insistió por otra vía. "La encontré por Facebook, le mandé un mensaje privado, pero nunca lo vio. Hoy llegué al diario y volví a buscarla en Facebook. Ahí me apareció como contacto el nombre de la chica con el mismo apellido y la foto de un amigo mío. Por una publicación, me di cuenta que era la novia, así que lo llamé y le dije '¿Vos sos novio de una chica que tiene una hermana que se llama Andrea?'. 'Sí', me contestó. Entonces le pregunté si había perdido un iPhone 7".

pablo.jpg

A partir de esa diálogo, Pablo pudo contactar a Andrea, la verdadera propietaria del celular, que lo había adquirido hace un año por $22 mil, tres mil pesos menos de lo que actualmente se ofrece en el mercado.

"El celular lo había perdido hace aproximadamente un mes y medio en la Plaza (Martín Miguel de) Güemes", comentó Andrea Miglioretti en diálogo con LMNeuquén, minutos después de recuperar su iPhone y agradecerle a Pablo.

La joven, quien trabaja como empleada en una dependencia de la administración pública, recordó que el mismo día que lo extravió sus compañeros de oficina se reían de otro colega que se había olvidado su teléfono en un bar. Empatizando con la situación, ella miró su celular y, casi como una premonición, pensó: "Qué bajón perderlo, comprar otro, un gasto que no tenes pensado".

Unas horas más tarde, olvidó el dispositivo en el banco de la plaza. Había ido porque tenía que hacer tiempo para ir al médico. Ahí aprovechó para ordenar las cosas que llevaba en la mochila y cuando se dio cuenta que se le hacía tarde, salió apurada sin darse cuenta que no tenía consigo el aparato. Aunque luego volvió a buscarlo, no lo encontró.

Si bien intentó recuperar el iPhone a través de las redes sociales y rastreando los sitios de venta, con el correr de las semanas perdió las esperanzas y lo dio por perdido. Hasta que su cuñado la sorprendió con la buena noticia.

"Aunque sabía que estaba bloqueado y que nadie lo podía usar, fue un bajón. Ya lo daba por perdido, pensé que lo iban a desarmar para usar los repuestos. Nunca más iba a poder tener un iPhone, hoy en día para mi es imposible. Mi cuñado me lo había traído de Miami, yo había ahorrado un montón para encargárselo", dijo Andrea, antes de asegurar que recompensará económicamente a Pablo por la actitud que tuvo.

"La verdad es que tuvo un gesto increíble y también las conexiones. Nunca vi el mensaje de Facebook. No sé por qué, pero ni mi papá ni mi hermana lo atendieron cuando llamó y me contactó de esa manera. Una historia re loca", continuó.

"El dinero va y viene, lo que quedan son las acciones. Yo prefiero hacer esta acción y que ella me recomiende como técnico a muchas personas", sostuvo Pablo, restándole importancia a la gratificación monetaria. "Yo lo quise devolver porque hoy en día un iPhone, o cualquier cosa, cuesta mucho comprarlo", postuló.

"Esto de detectar celulares robados, me pasa a menudo cuando reparo. Hay teléfonos de procedencia dudosa y uno trata de hacer lo correcto, pero muchas veces no dejan los datos. Entonces es imposible ubicar al propietario", agregó.

Pablo Figueroa ofrece su servicio técnico, especializado en iPhone, bajo el nombre de MR Reballing. Se lo puede contactar telefónicamente (299-15-5753160), vía mail (figueroalaboral@gmail.com), o bien a través de Instagram (@Mr.reballing).

LEÉ MÁS

Habilitan la Ruta 7 en Centenario pero sigue cortada en Añelo para el transporte pesado

Corte en la 237: cuál es el camino alternativo para ir hacia la cordillera

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario