El clima en Neuquén

icon
Temp
67% Hum
La Mañana bandera

Un juramento casi en secreto

La dictadura militar y la guerra por las Islas Malvinas eran dos heridas que todavía estaban muy frescas.

Fue un acto sobrio, con emociones contenidas, pero casi en secreto porque el entorno de aquel entonces lo imponía.

La jura de lealtad de la bandera que históricamente realizan los soldados argentinos cada 20 de junio fue en 1983 completamente distinta.

Te puede interesar...

El país venía de liberarse de la Dictadura Militar, pero también de llorar la derrota de la guerra de Malvinas, por lo que todo lo que estuviera vinculado a la actividad castrense estaba mal visto, por más que se tratara de acto tan importante como ese en el que los hombres juran entregar la vida por su bandera y su patria. Así, se dispuso la prohibición de los desfiles uniformados para las fechas importantes. Cada guarnición militar tenía que celebrar ese día puertas adentro, sin contactos con la vida civil.

Quienes cumplimos el Servicio Militar Obligatorio en 1983 y 1984, recordaremos siempre aquel acto que reunió a miles de soldados en el Batallón de Ingenieros de la ciudad de Neuquén el 20 de junio de ese año.

Ejército Jura a la bandera.jpg

El desfile se hizo en la plaza mayor y el grito de “Sí, juro” solo estuvo coronado por el aplauso y las lágrimas de un centenar de familiares que fueron invitados para la ocasión.

Fue una jura de la bandera emocionante, pero también triste, con cierta vergüenza por todo lo que había ocurrido.

Por fortuna, el paso del tiempo y la democracia fueron capaces de cerrar todas las heridas.

Hoy es un acto importante y público, que es un orgullo para miles de hombres y mujeres que prometen dar lo más importante que tienen para defender a su Patria y a su bandera.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario