Un mismo miedo global

Imprevisible, el Covid-19 puede hacer trizas cualquier estrategia para controlar la pandemia.

El COVID-19 se convirtió en un poderoso enemigo de todas las naciones. Un adversario global que acorrala a superpotencias y a países periféricos de la misma manera.

Ya sea Rusia, Estados Unidos o Argentina, el coronavirus amontona infectados con la estrategia más temida por todos: la imprevisibilidad.

Te puede interesar...

El que viene hablando del poder de la imprevisibilidad es el Banco Mundial, un organismo multilateral que acaba de disponer una ayuda de 600 millones de dólares a Argentina para enfrentar la pandemia.

En un documento que difundió esta semana, de paso, el organismo hizo una advertencia que bien le cuadra a Neuquén: los impactos negativos de la pandemia se ensañarán puntualmente con el turismo, el comercio y la productividad, el trípode que hasta ahora permitía a la provincia de Vaca Muerta esquivarle mejor que otros distritos a una coyuntura que se agrava cada vez más.

Al hablar ayer ante los líderes del G-20, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo esta ecuación: “Le tomó al mundo tres meses para alcanzar los 100.000 casos confirmados de infección. Los siguientes 100.000 ocurrieron en solo 12 días. El tercero tomó cuatro días. El cuarto, solo uno y medio. Este es un crecimiento exponencial y solo la punta del iceberg”.

Guterres apuntó, asimismo, que los desafíos globales que plantea el COVID-19 son más grandes aún de los que supuso la crisis financiera mundial de 2008. “A lo que nos enfrentamos hoy no es una crisis bancaria; es una crisis humana”, remarcó.

Podría añadirse que, además de imprevisibilidad, el coronavirus juega con el factor miedo, algo para lo que ni siquiera los más poderosos estaban preparados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído