Un nuevo Obsesivo

El actor llega a Casino Magic con la exitosa Toc Toc, comedia que lo tiene hace poco en escena. "Los números pares me tienen obsesionado", dijo el humorista

Por Yamila Rodríguez

Toc Toc, la comedia éxito que desde hace cinco años viene arrasando con las taquillas de los diferentes teatros del país, llega por segunda vez a la ciudad. Con dos funciones, la puesta irá hoy a las 22 y mañana a las 21 en Casino Magic de Neuquén.
Seis personas que padecen trastornos obsesivos compulsivos (TOC) se encontrarán en la sala de espera del consultorio de un afamado psiquiatra con el fin de solucionar sus problemas, sin embargo, su salvador nunca acudirá a la terapia y serán ellos mismo quienes se analicen.
Miguel Ángel Rodríguez es la más reciente incorporación al elenco y se mostró muy feliz de su decisión. "Me citaron en 2010 y tenía otros compromisos. Algunos años después, volví a encontrarme con este Toc Toc", expresó.
En un año en el que priorizó el teatro, el humorista aseguró que extraña la televisión, pero que hoy cree que es complicado encontrar un lugar en el que se adapte. Además, aseguró que, a pesar de la insistente convocatoria de Marcelo Tinelli para tenerlo en el "Bailando", no le interesa estar en ese programa.

¿Cómo te sentís integrando esta exitosa obra?
Muy contento, muy feliz. La verdad es que es una obra magnífica. Había tenido una propuesta allá por finales del 2010, antes de que la estrenaran en Buenos Aires. Uno de los productores que es amigo mío me citó, pero ya tenía compromisos con una revista que había armado con Raúl Lavié y Patricia Sosa en la calle Corrientes. Algunos años después, volví a encontrarme con este Toc Toc.

¿Te ofrecieron el mismo personaje que en aquel entonces?
Sí, el personaje de Camilo. Él es un taxista de 45 años que tiene la manía de contar todo, cualquier cosa. Además registra muchas fechas. Él va obligado por la mujer al analista, porque él la pasa bien, es un hobby. Pero con el devenir de la obra, va recapacitando que tiene un problema y lo va solucionando.

¿En qué se parece Camilo a vos?
Camilo y yo no nos parecemos en nada. El TOC que tiene Camilo yo no lo tengo, la forma de encarar que tiene, él es muy gozador y se burla mucho de los pacientes que están ahí. Yo eso no lo tengo. Pero uno puede componer a partir de su personalidad.

¿Y cuál es tu TOC?
Alguna cosa debe haber. Nunca me puse a pensar. Son manías que uno tiene toda la vida y, a lo mejor, con esto se presentan. Los números pares es algo que a mí me tiene obsesionado para diferentes cosas, pero tampoco es que baso mi vida en el número par. No es que si me dicen "vas al piso tres del hotel", no, no voy (risas).

¿Por qué crees que Toc Toc se convirtió en un éxito?
Fundamentalmente, porque lleva cinco años en calle Corrientes, lo cual es tremendo. Básicamente uno nunca sabe el secreto, pero el libreto está escrito por Laurent Baffie, un francés que lo armó con un sistema extraordinario, de relojería prácticamente; una gran adaptación, una gran dirección, grandes actores, y tiene el boca en boca, que es la publicidad más grande que puede tener un espectáculo. Cuando ya el boca en boca anda por todos lados y te empiezan a perseguir con el "cómo la no la viste, tenés que ir a verla", eso se convierte en una epidemia.

¿Qué más estás haciendo aparte de la obra?
Por ahora, sólo esto. Tengo propuestas de teatro y de televisión, las cuales hay que estudiar.

¿Extrañás la televisión?
Sí, la extraño. A mí la tele me gusta mucho. El año pasado estuve haciendo Tu cara me suena, que fue mucho cansancio. Un año tranquilo tampoco es malo. Además, la gira te demanda mucho tiempo, mucho esfuerzo, así que mejor abocarse de lleno a eso.

¿Tendría un lugar en esta televisión atravesada por escándalos?
(Risas) No hay mucho lugar para otras cosas. La ficción es una opción y el humor otra, pero hay que buscar en dónde hacerlo, está complicado. La tele es un lugar al que fueron transformando las redes sociales, la comunicación, la llevó a un lugar en donde cualquiera dice "Ah", se hace un escándalo, figura un rato y chau. Entonces el ejemplo no es bueno para nadie, porque si no todo el mundo busca ser famoso, y esto es un trabajo, un oficio, una profesión. A mí me gusta mucho lo de consumo popular, costumbrista, familiar. Me divierto mucho y uno tiene que llegar a eso.

¿Creés que te falta algún medio por explorar?
Los he explorado a todos. Pero la continuidad de algunos falta. Algo de cine podría ser, para lo que hay una propuesta dando vueltas. A lo mejor radio, que también es un lindo medio para poder trabajar con comodidad y con llegada al público. También me gustaría andar por otros terrenos, más dramas, un teatro Cervantes, como experiencia.

¿Cuál fue el personaje más dramático que hiciste?
Lo más tirando para ese lado fue mi personaje en El Capo (Telefe), pero no dramático del todo, sino más de mafioso, con sus tintes de drama. Hice una película también, pero estuvo unos días en cartel porque no funcionó.

¿Pensás que el público te aceptará en un personaje dramático?
Es muy difícil que la gente acepte a un humorista en un personaje dramático. En una película puede ser –como le pasó a Francella en El clan–, pero en televisión no lo aceptan tanto. El argentino es muy particular en eso, no sé si te da tanto permisos para probarte y verte en otras cosas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído