Un proyecto de más de 50 años

En 2010 se hizo la primera audiencia pública en Quili Malal, el pueblo que quedaría bajo el agua.

Alguien me dijo alguna vez que el proyecto para construir la represa Chihuido sobre el río Neuquén estaba maldito y que nunca se podría concretar. La persona que me lo contó basó sus dichos en la larga historia que tiene la iniciativa y en todos los amagues que se hicieron en varias oportunidades para construirla y nunca lo lograron.

Recordé la cantidad de veces que se anunció que el acuerdo para hacer la tan ansiada represa ya estaba listo y que era inminente que en poco tiempo comenzaran los primeros trabajos para poner en marcha el proyecto.

Te puede interesar...

Días atrás, en un artículo que publicó este diario recordé también la zozobra que pasó la comunidad de Sauzal Bonito en 2006, cuando el río Neuquén registró una crecida histórica que arrasó con el pueblito y además puso en jaque a todo el Alto Valle ante la posibilidad de que colapsara el dique Portezuelo. Nadie se animó nunca a imaginar lo que habría ocurrido aguas abajo si el desbocado curso de agua no hubiera sido contenido (faltó poco y nada para el desborde). La tragedia habría quedado grabada en la historia.

Ese mismo año se anunció desde el gobierno nacional la decisión de poner en marcha el proyecto, pero no prosperó. Años después, desde Neuquén volvió a reflotarse y recién en 2014 se logró adjudicar la obra a un grupo de empresas, pero no estaba acordado el financiamiento correspondiente. Los vaivenes económicos terminaron congelando todo nuevamente.

El proyecto Chihuido fue pensado en 1965. Desde entonces sigue siendo la obra más anunciada y nunca concretada en la historia de Neuquén.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

26.666666666667% Me interesa
13.333333333333% Me gusta
6.6666666666667% Me da igual
6.6666666666667% Me aburre
46.666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario