El clima en Neuquén

icon
Temp
47% Hum
La Mañana Territorio

Un punto de inflexión

La llegada del tren fue clave para el desarrollo no solo de la capital, sino de gran parte territorio neuquino.

La efeméride del licenciado Ricardo Koon, gran investigador de la historia regional, indica que hace 121 años el tren llegaba por primera vez al lugar donde se levantaría la última capital del territorio neuquino.

Las crónicas de la época recuerdan que el maquinista Antonio Mazzarolo y el foguista Francisco Della Negra fueron los dos hombres que cruzaron por el puente ferroviario sobre el río Neuquén para cumplir con la prueba de esfuerzo que era necesaria realizar sobre la estructura del puente que estaban construyendo los ingleses.

Te puede interesar...

Fue un acontecimiento histórico porque la llegada del tren marcó un punto de inflexión en la historia del territorio y, en especial, a la zona de la confluencia, ya que este fue el lugar elegido para trasladar la capital desde la ciudad de Chos Malal.

Un año después, la locomotora volvió a cruzar hasta llegar a la estación del ferrocarril de la futura capital, que se convertiría en la puerta de entrada de miles de personas y el lugar donde se descargarían toneladas de mercaderías provenientes de distintos lugares del país para que pudiera crecer y consolidarse el proyecto al que había apostado el gobernador Carlos Bouquet Roldán que no era otro que el de construir una ciudad en el medio del desierto.

Para cumplir este sueño (que por entonces parecía una utopía) fue clave la construcción del puente ferroviario. Esta fue la primera gran obra que se llevó a cabo en la zona. Le seguirían en el tiempo otras dos no menos importantes: el dique Ballester (comenzó a construirse en 1910) y el puente carretero (inaugurado en febrero de 1937).

Un porvenir más que promisorio le esperaba a toda la región.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario