Un verano europeo con mucha playa y tecnología

Wifi, apps para pedir ayuda o ver si el sol pega fuerte... Hay de todo.

Ni montañas, ni lagos, ni paseos urbanos culturales. La playa sigue siendo el lugar más elegido en Europa para soportar el calor que, a veces, es más que intenso. Y acorde a estos tiempos, la tecnología acompaña a la masa que se moviliza en busca de arena y mar, dando confort a la estadía. En este marco, los españoles quieren marchar a la vanguardia: sobre sus arenas abunda la tecno.

El ayuntamiento de Torrevieja, Alicante, por ejemplo, tiene guardavidas de carne y hueso pero también una flota de drones que supervisa todo desde el aire: los “salvadrones”, que de paso vigilan que la gente cuide el medioambiente.

Te puede interesar...

¿Qué hace la gente ante una emergencia? Usan la app Alpify y el pedido de rescate llega de inmediato. El dron, piloteado a distancia, lleva una cámara con la que identifica a la persona en apuros y le lanza un salvavidas. El rescate es más rápido en cualquier circunstancia, más si la víctima está en un lugar de difícil acceso para el guardavidas del balneario.

Para esto es importante que las playas tengan un detalle no menor: conexión abierta de wifi. Aunque no todas las playas disponen de él, entonces -siempre la tecno- hay una web llamada Wifium que guía a los turistas que no se pueden despegar de sus teléfonos hacia lugares con buena conectividad. Y para los que prefieren bajarse una app, existe Wifi Finder, que posee más de 550.000 puntos wifi de redes públicas y de acceso pago en 144 países. Antes de conectarse muestra toda la información sobre la red, algo muy útil para evitar conectarse en una poco segura.

Entonces, tenemos web, app y wifi... ¿Y el smartphone? ¿Qué pasa si se queda sin batería? También está resuelto, porque hay playas en las que existen armarios para guardar pertenencias y con cargador de celular ecológico: funciona con energía solar.

También está la app UV-Derma, que aconseja sobre cuánto tiempo exponerse al sol y cómo cuidarse, o UVLens, que entrega en tiempo real reportes sobre la radiación ultravioleta del momento. Incluso, para los más top, la marca francesa Spinali Design tiene una línea de trajes de baño que cuentan con un sensor de radiación UV que avisa mediante una app, conectada por Bluetooth al smartphone, cuando llega el momento de volver a ponerse protector solar.

También se usan drones para apoyar a los guardavidas y dar una rápida respuesta ante una emergencia.

Una app por si se te pierde un nene

La app Alpify, además de servir para pedir un SOS, tiene un localizador que se actualiza cada tres minutos y ayuda a ubicarte. Y si se te pierde un nene, desesperarte resultará inevitable, aunque si antes de entrar a la playa le pusiste una pulsera inteligente -como la que ofrecen en algunos municipios españoles- que contiene un chip con los datos de contacto de los familiares, ayudará a que la gente que lo encuentre, además de cargarlo sobre sus hombros y empezar a aplaudir, te llamen y te localicen. Y como para dar un salto tecno aún más grande, están los relojes infantiles Pikavú, que tienen GPS y son resistentes a los golpes, al agua y llevan un cierre de seguridad que dificulta que el niño lo pierda. El reloj se vende junto con una cuota mensual que permite el acceso a su plataforma. Y ni hablar de Infomedusa, una aplicación que te advierte sobre lugares en los que se acumularon muchas aguas vivas y que también te dice qué hacer en caso de que te pique una.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído