El clima en Neuquén

icon
Temp
92% Hum

Una escuela a las apuradas

Muchos chicos de la zona norte no tenían dónde estudiar cuando terminaban la escuela primaria.

Cada tanto el reconocido historiador Isidro Belver suele desempolvar alguna jugosa anécdota que tiene que ver con la historia de Neuquén, especialmente, de la zona norte.

Ayer, en su cuenta de Facebook, recordó una realmente pintoresca que tiene que ver con el sentido común y la urgencia por poner en marcha un servicio tan prioritario como el de la educación.

Te puede interesar...

En 1976, en la ciudad de Andacollo no había escuelas secundarias para que los niños de aquella zona pudieran seguir sus estudios. Las gestiones a las autoridades se habían hecho, pero sólo habían tenido promesas.

Así fue como un día el doctor Manuel Gorgni, un tipo muy emprendedor en todo lo que fuera el desarrollo de los pueblos del norte, decidió crear una escuela de prepo.

Recuerda Isidro que lo primero que hizo es convocar a todos los egresados de la zona en Andacollo porque empezaría a funcionar la primera escuela secundaria.

Y en un galpón de usos múltiples, que le pidió también de prepo al intendente, juntó a los pibes del pueblo como también a los de Las Ovejas, Cayanta y Huinganco que habían llegado caminando o a caballo.

A todos los alojó en casas de familiares y en el viejo hotel Andino. Lo único que faltaba eran los maestros. Así se fue a la comisaría de Andacollo donde a través de un radiograma enviado al CPE informó: “Escuela secundaria Andacollo fundada. Inició clases. Manden profesores. Vengan abrigados. Chicos esperan”.

Con todo armado y los alumnos esperando, a las autoridades no les quedó otra que convocar a un grupo de docentes para enviarlos a Andacollo a dar clases.

Fue una medida tomada a las apuradas y de prepo. Pero al poco tiempo, la tan esperada escuela, estaba funcionando

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

20% Me interesa
80% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario