Una estafa histórica con una máscara de silicona

Un hombre se hizo pasar por un ministro francés y dio el golpe.

Francia vivió uno de los mayores fraudes por suplantación de identidad y los detalles de este caso asombran. Desde 2015 hasta 2017, una persona se hizo pasar por el por entonces ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, usando una máscara de silicona. Defraudó en 80 millones de euros de una manera de lo más ingeniosa.

El cebo para pescar a sus víctimas estuvo tan bien elaborado que muchas personalidades influyentes del país galo cayeron en la trampa. El falso ministro les decía que necesitaba recaudar dinero para liberar a periodistas franceses secuestrados en Oriente Medio por terroristas islámicos. Como en Francia es ilegal pagar por rescates, el falso Le Drian les pedía a sus víctimas que transfirieran las donaciones a una cuenta ubicada en un banco de China, con la excusa de que así era más difícil seguir la huella de este dinero.

Te puede interesar...

p18-f01b-estafa-francesa.gif

“Todo sobre esta historia es excepcional”, señaló Delphine Meillet, la abogada de Le Drian, quien actualmente es el ministro de Relaciones Exteriores francés. “Se atrevieron a robar la identidad de un ministro, luego llamaron a CEO de grandes compañías y miembros de gobiernos de todo el mundo para pedir grandes sumas de dinero”, aseguró.

Aunque el caso se está investigando, hay un hombre que se encuentra en la cárcel y sobre quien recaen todas las sospechas. Se trata de un ciudadano franco-israelí, identificado como Gilbert Chikli, quien afronta cargos por usurpación de identidad y fraude organizado.

p18-f01c-estafa-francesa.gif

El modus operandi comenzaba con una llamada telefónica de una persona que se hacía pasar por miembro del círculo más íntimo del ministro Le Drian. Esta persona se encargaría de coordinar una conversación con el falso político a través de Skype, un sistema de videoconferencia que para muchos fue sospechoso. Para ello, el autor se colocaba una máscara de silicona e incluso imitaba la voz del ministro.

Chikli cometió un error que acabó llevándolo a la cárcel: durante su huida de las autoridades, viajó a Ucrania en agosto de 2017 con el objetivo de comprar una máscara. Fue extraditado y ahora Francia tomará cartas en un asunto de película.

p18-f01d-estafa-francesa.gif

--> Terminaban con una charla por Skype

Todo el operativo estaba medido con tal detalle que hasta la mesa ministerial aparecía flanqueada por banderas e incluso había un retrato del por entonces presiente, François Hollande. Se aseguraban de que la conexión por Skype fuera mala y así la conferencia duraba menos tiempo, lo suficiente para que las víctimas picaran en la estafa. Entre sus víctimas hay una gran mayoría que prefiere no salir en los medios, aunque se sospecha que hay un hombre de negocios de origen turco que podría haber donado la mitad de los 80 millones de euros defraudados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído