Una maestra para ayudar a los que más necesitan

Es directora de una escuela en Cuenca XV y lleva adelante campañas solidarias.

Pablo Montanaro - montanarop@lmneuquen.com.ar

Neuquén.“No te vamos a dejar sola, te vamos a ayudar”, le dice Ada Cifuentes, directora de la Escuela 347 de Cuenca XV, a Elia Valdebenito, sin dejar de abrazarla. La mujer el lunes pasado vio con angustia y desazón cómo en pocos minutos el fuego arrasaba con su precaria casilla en la toma 7 de Mayo, en la que vive con sus hijos, la más chica de 10 años. Además de la de Elia, otra familia quedó en la calle a raíz del incendio. Cuando

Te puede interesar...

Cuando el lunes llegó a la escuela, Cifuentes observó que detrás del edificio se elevaba una columna de humo. Caminó unas pocas cuadras de tierra hasta el lugar del siniestro porque intuía que podía haber chicos que concurren a la escuela. No se equivocó. Algunos de los hijos de las familias afectadas son alumnos.

Desde la escuela, Cifuentes, que nació en Chos Malal, emprende acciones solidarias destinadas a los chicos y familias que más lo necesitan. “Me gusta ayudar al otro, donde me desempeñé siempre hice una tarea social”, explica a LM Neuquén, mientras carga en una camioneta bolsas con ropa de abrigo, mantas y calzados para las familias afectadas por el incendio.

Cuenta que apenas se recibió, hace 20 años, decidió comenzar su carrera en la Escuela Albergue 31 de El Cholar, “con la idea de ser al mismo tiempo la docente y la mamá de los alumnos”. Explica que siempre se volcó a trabajar en escuelas con contextos y realidades difíciles, “donde uno tiene que comprometerse más para ayudar al otro y estar al servicio del que más necesita”.

Ada Cifuentes

Para esta mujer, el barrio tiene “gente maravillosa” pero “faltante de recursos”. “Creemos que debemos hacer lo posible para que los chicos reciban el mismo nivel de educación, la misma atención y el mismo cariño que cualquier chico de la provincia”, reflexiona.

Desde principio de año Cifuentes comenzó una campaña solidaria de ropero escolar para dar respuesta a las familias que a diario se acercan a pedirle zapatillas, útiles, ropa de abrigo y guardapolvos. “Algunos chicos vienen con ojotas, zapatillas rotas o en pantalones cortos”, señala.

Cuando los alumnos faltan, Cifuentes no deja pasar los días, se contacta con las familias para saber la causa. “Tenemos un alto porcentaje de inasistencias por la falta de recursos. A veces se les termina el cuaderno o no tienen útiles o tienen la ropa rota, entonces faltan. Les llevamos lo que necesiten”, concluye.

“Siento que si no lo hago, los abandono”

Cada ayuda o acción solidaria que emprende Ada Cifuentes desde la escuela de Cuenca XV lo hace desde “esa responsabilidad que asumí desde otro lugar”.

No está sola, sino que la acompaña toda la comunidad educativa como así también instituciones como Desarrollo Social, la Defensoría del Niño o el área de Violencia de la provincia, “en función de la problemática social del barrio”.

Cuenta que hubo casos de niños que se han acercado a hablar por la violencia familiar que viven en sus casas. “A medida que uno les brinda un espacio de calidad y de afecto en cuanto a lo emocional, ellos cuentan y depositan en uno su confianza”, comenta.

La falta de recursos y la necesidad de la comunidad del barrio llevan a Cifuentes a asumir el compromiso: “Yo siento que si no les doy este espacio de ayuda, contención y afecto a estos niños, estoy abandonando a las infancias. Y a veces estos chicos necesitan un abrazo, una palabra”.

LEÉ MÁS

Borracho, interceptó a un colectivo con el auto y lo quiso tomar "para reclamar trabajo"

El asado del Día del Padre salvó las ventas de las carnicerías neuquinas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído