Una nena se salvó de milagro luego de caer dentro de una alcantarilla

El pozo en la esquina de San Martín y Crouzeilles tiene unos 4 metros de profundidad, abajo había agua. Su papá y unos vecinos se metieron para sacarla.

Una familia del barrio Valentina Norte Rural vivió el sábado pasado una pesadilla luego de que su hija menor, de 5 años, se cayó dentro de una alcantarilla de unos 4 metros de profundidad. Su papá se arrojó al pozo para salvarla y finalmente con el auxilio de varios vecinos pudieron sacarla.

La jornada ya estaba terminando para la familia Carrasco, eran las 20.30 y volvían los cuatro caminando hacia su casa luego de ver al papá jugar al futbol. En la esquina de San Martín y Crouzellies, del barrio Canal V, Martina pisó una tapa de alcantarilla que giró y se cayó dentro.

Martina gritaba ¡“papá”! mientras caía dentro del pozo, y él no tardó en reaccionar y tirarse detrás de ella. Abajo había agua, que a la nena le llegaba hasta el pecho.

Lo primero fue encontrar a la pequeña dentro de la oscuridad y el agua. Arriba, la mamá y su hermana mayor gritaban pidiendo auxilio sin parar.

En seguida las personas que estaban en una despensa cercana salieron a su ayuda. También varios automovilistas frenaron para colaborar.

En uno de los autos venían dos jóvenes quienes se dispusieron a ingresar al pozo para sacar a la niña. Como no llegaban hasta la pequeña, uno de ellos se metió de cabeza mientras el otro lo sostenía desde los tobillos.

“¡Saquen a mi hermana, se cayó en un pozo!”, no podía parar de gritar la hija mayor de la familia, de 12 años.

Igualmente, los jóvenes no llegaban hasta Martina por lo que su papá se subió a unos cables que había debajo del agua y lanzó a la nena hacia arriba hasta los brazos de uno de los chicos que finalmente lograron salvarla.

"Menos mal que mi hija al caer tuvo la reacción de flotar porque si no se nos iba para el desagüe", dijo la mamá.

Cuando la pequeña estuvo de nuevo arriba no paraba de llorar y aún no había llegado la ambulancia. La mamá tenía otra muda de ropa, y dentro de un patrullero policial cambió a su nena que estaba toda mojada, incluso la cabeza, ya que cuando cayó se sumergió toda.

El papá seguía en el fondo del agua, en estado de shock por lo que le había pasado a su hija y con una mano lastimada por la caída.

Embed

Los vecinos que lo ayudaron ingresaron un fierro largo y él se impulsó hasta que pudieron entre todos sacarlo.

“No sé cuánto tiempo duró todo, pero para nosotros fue eterno”, contó a LM Neuquén la mamá, Vanesa Pelliza, quien comentó además que su hija le dijo después que cuando cayó hizo lo que hacía en la pileta del verano.

Finalmente llegó el SIEN y atendió a la nena, quien resultó sin fracturas, y al papá, que tenía un golpe en una muñeca. Los revisaron y los mandaron a su casa, aunque los padres hubieran preferido que le hagan placas a la niña.

“Menos mal que mi hija al caer tuvo la reacción de flotar porque si no se nos iba para el desagüe”, afirmó la mamá, quien de a poco puede contar lo que les tocó vivir.

Ayer hicieron una exposición de lo que vivieron ante la Policía, donde les recomendaron que se busquen un abogado para denunciar lo que les pasó y que el organismo o empresa dueña de esa alcantarilla “sin señalización” se haga responsable.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído