Una niña y sus padres se ahogaron por una selfie

La nena cayó al río al sacar la foto y los papás quisieron rescatarla.

Pakistán.- Una niña de Pakistán que tenía 11 años cayó a un río cuando trataba de hacerse un selfie y se ahogó. Pero la trágica historia no termina acá, porque sus padres, quienes estaban junto a ella y otros dos hijos, cuando intentaron socorrerla también se ahogaron, informó la Policía y la administración local.

Tan lamentable situación se produjo en el río Kunhar, una corriente de agua que atraviesa la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, cerca de la aldea de Beesian, una zona turística montañosa situada a 200 kilómetros al norte de Islamabad. Pero no es un río cualquiera, sino que se trata de uno bastante profundo y turbulento, que de hecho suele ser utilizado por turistas y aventureros para practicar el descenso en aguas bravas.

“La niña intentaba hacerse una selfie, parada junto a la orilla, y se resbaló”, explicó el policía, Arshad Khan. Como es un lugar bastante concurrido, otros turistas que estaban descansando en la zona pudieron presenciar el accidente. De hecho, un turista francés que estaba a pocos metros relató el momento en que los padres se tiran al agua. “Enseguida que cayó la niña -dijo Philipe Ramon- la madre se desesperó y se tiró al agua y también, al igual que su hija, fue arrastrada por la corriente”. Al ver semejante escena, en la que el río se llevaba a su esposa y a su hija, el padre se arrojó al agua en un vano intento por rescatarlas. “El agua lo arrastró con mucha fuerza y se lo llevó”, añadió el testigo. Según confirmó Arshad Khan, los cuerpos de la madre y de la niña pudieron ser rescatados del agua mientras que el padre todavía continúa desaparecido.

Peligro: El río Kunhar tiene una bajada de gran velocidad. Se usa mucho para rafting.

Ambos progenitores eran médicos y desempeñaban su labor en la provincia del Punjab, pero ahora estaban disfrutando de sus vacaciones junto a sus tres hijos. La nena de nueve años y el varón de seis estaban presentes en el momento del accidente. “Ambos están bajo la protección de la administración local y serán confiados a sus parientes en cuanto estos lleguen”, precisó la Policía.

Uno de los cuidadores del lugar en donde ocurrió la tragedia señaló que las autoridades habían dispuesto carteles en varios sectores desaconsejando aproximarse al río, porque debido a la fuerza del agua, las orillas estaban muy húmedas y las probabilidades de caer son muchas. De hecho, en este río cada año se ahogan varias personas, especialmente turistas que se relajan y se desentienden de los carteles, además de desconocer que ésta es “una corriente de agua que baja con mucha fuerza y tiene una profundidad en la que es imposible estar parado con la cabeza fuera del agua”, explicó Khan.

Las autoridades del lugar no quieren cerrar el paso a los turistas porque su presencia representa un importante ingreso económico, pero temen que estas situaciones se vuelvan incontrolables. Y entienden que con la expansión del uso de los smartphones y su cámara frontal, la gente se distrae demasiado, sólo le presta atención a su selfie y no repara en los riesgos que corre al momento de sacarse una foto.

La autofoto y un mal antecedente

Hace poco más de un mes se registraron un par de casos parecidos de turistas que se querían sacar una selfie y, accidentalmente, murieron. En julio, un alemán quiso sacarse una foto en Machu Picchu: se paró sobre un borde, fuera del cordón de seguridad, perdió el equilibrio y cayó al vacío. Algo similar le ocurrió a un surcoreano, quien fines de junio paseaba por la catarata Gocta, en el Amazonas peruano. Resbaló al sacarse una selfie y cayó desde 500 metros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído