El clima en Neuquén

icon
21° Temp
24% Hum
La Mañana salud

Una pareja apuesta a la salud integral para hacerle frente a la pandemia

La psicóloga Mailén Demeyer contó de qué se trata el espacio que inaugurará este lunes junto a su pareja y otros profesionales de la salud.

Los profesionales de la salud de Neuquén contarán con un nuevo espacio donde ofrecer sus servicios. Un espacio en el que los pacientes, por su parte, encontrarán la posibilidad de recibir una asistencia interdisciplinaria. Se trata de Escucharte, un centro terapéutico integral, pensado para terminar con las consultas virtuales, que abrirá sus puertas este lunes en San Martin 1685.

Entusiasmada y emocionada por la concreción del proyecto que ideó con su pareja, el ingeniero Ezequiel Soldano, la psicóloga Mailén Demeyer (matrícula 1679) destacó el diseño del lugar y la amplitud y comodidad de los diez consultorios en los que atenderán médicos y licenciados de diferentes disciplinas.

Te puede interesar...

"El lugar es súper grande, era un salón y nosotros hicimos todas las divisiones para hacer los consultorio. Mi novio se encargó de toda la parte de los planos y el diseño. Son diez consultorios en total, que están adaptados a los profesionales de la salud de cualquier disciplina. Puede trabajar desde una nutricionista, hasta un fonoaudiólogo a una psicopedagoga. Nuestra idea es que trabajen la mayor cantidad de especialistas de diferentes áreas de manera integral lo que incluye derivación de pacientes", subrayó la psicóloga en diálogo con LMNeuquén, antes de remarcar que el espacio brinda también la posibilidad de un atención integral, fruto del trabajo en conjunto de los profesionales de distintas ramas.

"Por ejemplo, una psicóloga podrá trabajar en conjunto con una nutricionista en el caso de un paciente con un trastorno alimenticio. Todo dependerá del caso", precisó.

Escucharte.jpg

"Antes de armar el proyecto estuvimos investigando y escuchamos cuáles eran las preferencias de los profesionales de la salud y tenés de todo. Algunos le encantan trabajar en equipo y, por ejemplo, se juntan todos los viernes del mes a debatir casos. También están quienes prefieren trabajar solos, por eso nosotros estamos abiertos a todas las posibilidades. Las personas que vayan a trabajar con nosotros, pueden hacerlo de la manera que quieran", remarcó al tiempo que celebró el arranque con una amplia gama de profesionales: desde fonoaudiólogos y psicomotricistas, hasta nutricionistas pasando por psicólogos que hacen orientación vocacional o que ofrecen terapias individuales, de pareja o familia.

Embed

A la hora de hablar del diferencial de Escucharte, Demeyer enfatizó: "Tenemos tres puntos fuertes. Uno es la ubicación que es muy linda. El centro está en el barrio Cumelén, cerca del centro y el oeste. Es una zona comercial con mucho movimiento pero que no tiene estacionamiento medido. Está buenísimo. Eso nos permite llegar a todo tipo de público".

Escucharte 2.jpg

"Las dimensiones del lugar también son un plus, al igual que la calidez. El centro realmente es muy grande y eso nos permite trabajar en diferentes áreas. Yo soy muy fanática de la decoración, así que está todo pensado para que tanto los pacientes como los profesionales se sientan cómodos. Para ellos también reservamos una cocinita para que puedan tomar un té o un café o que puedan comer. Los consultorios están equipados con muebles de calidad y sillones o silloncitos súper cómodos. Todos los que se han acercado se quedaron", dijo antes de precisar cómo funciona Escucharte del lado de los profesionales de la salud.

Embed

"Los consultorios se alquilan por módulos de cuatro horas, una vez a la semana. Hay módulos a la mañana -de 8 a 12-, a la tarde -de 12:30 a 16:30- y vespertino de 17 a 21. Los separamos con franjas de media hora para que no haya situaciones incómodas en el caso de que haya alguna demora. Ese espacio de cuatro horas tiene un costo de cuatro mil pesos en el caso de los consultorios grandes y 3600 en el de los más chicos", puntualizó.

Una iniciativa para cortar con la virtualidad de la pandemia

Escucharte fue ideado por Mailén y su novio como una opción para terminar con la virtualidad que impuso la pandemia de coronavirus. En medio de sus largas jornadas laborales en la que practica la psicología laboral en una clínica y la terapia individual a través de la pantalla, la licenciada egresada de la Universidad Nacional del Comahue se la jugó para desarrollar su faceta empresarial para crear un espacio físico de atención que incluya su gran pasión: la psicología.

escucharte 5.jpg

"Mi historia laboral es muy larga. Trabajo desde muy chica e hice la carrera estudiando. Hice de todo: trabajé de promotora, en una barra, en evento, de niñera, en tiendas. Me recibió en 2015, empecé a ejercer en el 2016 y me especialicé en laboral. Yo no podía haber sido otra cosa, tengo pasión por mi carrera. Si bien hago laboral, también me dedico a la clínica y me encanta cuando alguien llega por recomendación o cuando ves al paciente mejor", sintetizó la psicóloga que, pese a haber nacido en Córdoba, se siente neuquina y recuerda con orgullo las anécdotas de su infancia y adolescencia en el barrio La Sirena.

escucharte 4.jpg

"Mis jornadas laborales son de 12 y con el tema de la pandemia me quedé sin trabajo. Como estaba en auge el consultorio virtual empecé con esa modalidad, abrí una página y empecé a ser más conocida gracias a las redes sociales. Pero llegó un momento en que me di cuenta que la gente no quería saber nada con la virtualidad, principalmente los adolescente y así retomé el proyecto del consultorio que venía pensando desde hace mucho tiempo, cuando veía falencias en los lugares que yo alquilaba", explicó.

"Lo charlamos con mi pareja y empezamos a armar la idea y apareció este lugar como caído del cielo. Un domingo a la noche, pasamos, lo vimos y dijimos 'acá es'", expresó con entusiasmo, para luego elogiar el acompañamiento y la labor de su novio quien se encarga de la administración, mientras ella disfruta de organizar su nuevo espacio y de su nueva faceta empresarial.

escucharte 3.jpeg

"Estamos en todos los detalles para que el lugar sea cálido, acogedor. Todas las personas que lo han ido a ver han salido muy satisfechas. Hace dos meses que no dormimos", manifestó entre risas. "Le hemos puesto todo el corazón y toda la garra. Incontable cantidad de horas, todo el fin de semana metidos ahí. Así que esperamos que sea un éxito porque realmente lo hemos dejado todo", concluyó.

Lo más leído