Una piel que convierte objetos en robots

Tiene sensores inteligentes y músculos neumáticos.

Un equipo de ingenieros de la Universidad de Yale afirma que un objeto inanimado puede convertirse en un robot capaz de ejercer múltiples funciones. Fue así que desarrollaron tres prototipos de piel artificial con sensores inteligentes y músculos neumáticos, que se caracterizan por ser versátiles y reutilizables. Son productos de la llamada robótica blanda, una rama en continua evolución, basada en modelos biológicos, y que utiliza materiales flexibles para combinar nuevas posibilidades de aplicación de los robots no permitidas por estructuras rígidas. La piel robótica aumenta el potencial de objetos y máquinas en ámbitos que van desde las exploraciones espaciales hasta la ingeniería biomédica.

“El concepto es que este tipo de dispositivo se puede aplicar, quitar y transferir entre distintos receptores”, asegura Joran Booth, uno de los realizadores de los prototipos. “Así podremos utilizar más veces el mismo material hardware para generar muchas configuraciones con funciones distintas”, argumenta. Booth considera que una de las ventajas es que las pieles robóticas son finas y ligeras. “Eso permite -dice- un transporte fácil en situaciones donde hace falta limitar lo que se lleva. Además, las pieles artificiales se adaptan rápidamente a tareas no planeadas por ser reconfigurables”.

Te puede interesar...

Booth explica que sus prototipos son dispositivos activos que “manipulan cuerpos blandos y deformables desde la superficie”, con tres características principales: ponen en acción distintos movimientos según la orientación en la superficie de un mismo objeto, generan movimientos diferentes según las características del cuerpo y tienen la capacidad de que distintos de estos trozos de piel artificial realicen funciones diferentes, según cómo se combinen entre ellos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído