Una toma que crece con el arribo de los inmigrantes

En las tierras de San Antonio se instalan cada vez más extranjeros.

Adriano Calalesina

adrianoc@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La pobreza se desparrama como un virus sin control en la toma San Antonio, un lugar alejado, en “tierra de nadie”, detrás del barrio Colonia Nueva Esperanza.

En esta zona, el domingo pasado un grupo de vecinos denunció haber sido estafados por una persona paraguaya, dedicada a la compra y venta de tierras fiscales.

Te puede interesar...

En este sitio, hace más de siete años que las casas se multiplican sin ningún tipo de control ni amparo del Estado. La mayoría de las personas que se asientan son paraguayos y hay otros colombianos, venezolanos y unos pocos argentinos en los alrededores.

El sector está ubicado a unos tres kilómetros de la Autovía Norte hacia el sur, por calle La Vid hasta El Sorgo. En ese zona, que legalmente pertenece a la localidad de Centenario pero cuyas tierras las administra el gobierno provincial, se levanta una de las tomas más grandes que tiene Neuquén.

La gente habla poco y la mayoría prefiere contar sus historias a puertas cerradas, por temor a cualquier tipo de represalia. El barrio es una verdadera boca de lobo durante la noche, y los vecinos armaron sus casas como pudieron. Sólo se alumbran con viejas lámparas, apoyadas sobre los nailon negro de las precarias casillas.

tomas

“Acá vienen a pedir el voto todos, les ponen el domicilio en un solo barrio y los hacen votar. Después no queda nadie”, dijo una mujer a LM Neuquén, quien pidió mantener su nombre en reserva.

En la zona hay varias tomas en una: están los vecinos de Empreneu, un sector donde hace varios años les dieron una hectárea a cada uno para la producción hortícola; el sector Los Fresnos y la toma San Antonio, donde vive mayormente la gente que vino de Paraguay.

La mayoría de ellos trabajan en la construcción casi todo el día, en forma particular y otros reclutados por empresas o intermediarios, según explicaron algunos vecinos consultados por este diario.

La toma no está legalizada y no figura dentro de las prioridades de los gobiernos debido a un problema de jurisdicción y responsabilidades de los diferentes Estados. Está en tierras de Centenario, pero muy lejos de esa ciudad. Más bien es la continuación urbana de Colonia Nueva Esperanza, pero los vecinos de ese sector no quieren saber nada con la toma.

“Tocamos muchas puertas y pedimos muchas audiencias, pero nadie nos responde. Queremos vivir mejor”, dijo María Cipres, una mujer de 37 años que vino desde Santa Fe y que es una de las pocas argentinas en la toma San Antonio, que espera la respuesta de alguien.

tomas

LEÉ MÁS

Venden los terrenos a $40 mil en forma ilegal

En la provincia hay 84 tomas, según el registro nacional

Tomas: 3 de cada 10 familias tienen los papeles en regla

Neuquén es la ciudad con más tomas de la Patagonia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído