Una vecina retuvo un colectivo y dejó sin servicio al barrio Confluencia

Verónica Valenzuela denuncia que el domingo le balearon la casa. Secuestró una unidad del ramal 18 en calle Paimún y Chocón por 20 horas. Desde provincia aseguran que le habían dado una vivienda en otro lugar de la ciudad.

Tras una nueva agresión contra su casa, una vecina del barrio Confluencia tomó la decisión de retener un colectivo hasta que se presente un fiscal en el lugar y le reconozca lo que está sucediendo. Desde el Gobierno indicaron que se le dio un subsidio a la mujer para que viva en otro sector de la ciudad, pero ella volvió al barrio. Indalo suspendió el ingreso al barrio mientras duró la toma de la unidad, que fue librada este mediodía por orden judicial.

"Yo lo voy a tener retenido hasta que se acerque un fiscal y vea lo que está pasando. Tiene que ver los tiros que tengo y ver como no actúa la policía, porque acá es tierra de nadie", había contado esta mañana Verónica Valenzuela en diálogo con LU5. Detalló que el pasado domingo le balearon la casa e incluso casi hieren a su hijo de dos años que estaba en la puerta.

"Hace seis meses que no había balacera, estaba tranquilo. Yo no entiendo si consumen o qué, pero el domingo vinieron, tirotearon y pasaron como panchos por su casa", dijo Valenzuela y agregó enojada: "Me da bronca que la Policía los está viendo, nosotros como vecinos no podemos hacer nada".

Desde las 16 de ayer hasta este mediodía, la vecina retuvo un colectivo en calle Paimún y Chocón, por lo que la empresa de transporte urbano de pasajeros suspendió el ingreso al barrio Confluencia. Raúl Araya indicó que las demás unidades del Ramal 18 están funcionando, pero no ingresan para evitar inconvenientes. "Una vez que se libera la unidad, se vuelve a retomar el servicio en el barrio", explicó.

Valenzuela exigía la presencia de un fiscal que se acerque a su casa y se comprometa a darle una solución a las constantes agresiones que sufre. "Entiendo que les molesta la medida a los demás vecinos, pero acá todo es re tranquilo, lo único que hay es fuego para iluminar y por el frío de anoche, pero no queremos tener problemas con nadie".

Al mediodía, el comisario Oscar Montesino le hizo llegar la orden judicial a la vecina para que libere la unidad, así como que le informó que tendrá custodia de la policía para evitar futuros inconvenientes.


Un subsidio

Por su parte, el subsecretario de Seguridad de la provincia de Neuquén, Gustavo Pereyra, aclaró que el se ofreció a recibir a la mujer en su oficina, pero que ella solicita la presencia de un fiscal en el barrio. Además, indicó que hace un tiempo le consiguieron un subsidio para que alquile una vivienda en otro sector de la ciudad, pero que a los meses se enteraron que Valenzuela había vuelto a vivir en Confluencia.

"En el barrio Confluencia tenemos la situación controlada, pero el caso de Verónica Valenzuela es un caso muy particular. Ella hizo gestiones ante la subsecretaría y le conseguimos un subsidio a los fines de garantizarle una vivienda en otro sector de la ciudad, pero al poco tiempo volvió al barrio por decisión propia", explicó Pereyra en declaraciones a LU5. Agregó que las denuncias las realizó contra una persona de apellido Oyarzo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído