Una vez más quemaron contenedores de basura

Una vez más quemaron contenedores de basura

Neuquén.- En menos de seis meses, y con una impunidad que no tiene límites, quemaron por decimotercera vez los dos contenedores que tiene el Municipio sobre las calles 12 de Septiembre y Anaya.

Lo que comenzó siendo un espacio para el depósito de basura de grandes volúmenes se convirtió en un martirio para los vecinos que viven a pocos pasos de ahí. No sólo tienen que soportar la basura que desparraman por los alrededores de estos grandes canastos, sino también la combustión que se genera por el humo cada vez que un incendio intencional los sorprende por las noches.
Este último fin de semana, entre el viernes y el domingo, se sufrieron dos incendios. El primero provocó un humo negro y molesto porque lo que había dentro de la cajuela eran neumáticos viejos y latas de pintura vacías, y el del domingo por la noche puso un punto final a este servicio en esa zona de la ciudad.

"Con lo que nos pasó el viernes pusimos personal a controlar, y hoy decidimos sacarlas y reubicarlas. No entendemos porque los prenden fuego, tampoco sabemos quienes son, pero vamos a sacarlo de ahí", resumió el subsecretario de Limpieza Urbana, Cristian Haspert.

Eli Riquelme, la presidenta de la comisión vecinal de Bouquet Roldán, contó que desde que los colocaron estos contenedores en el barrio la situación fue permanente. "Los vecinos se enojan porque vienen de todos lados a tirar basura pero no son cuidadosos, llegan y aunque el contenedor no esté completo, en vez de tirar adentro dejan la basura afuera", describió Riquelme, quien aclaró que nunca pudieron comprobar quiénes son los que prenden fuego.

"Pedimos que el vecino nos acompañe, que advierta a estos inadaptados. No podemos poner un inspector en cada esquina. Tenemos que combatir la basura, los microbasurales, y los contenedores son una manera de hacerlo". Cristian Haspert. Subsecretario de Limpieza Urbana

Traslado

El funcionario municipal recordó que estos contenedores de 20 metros cúbicos eran los que estaban en la Plaza de las Banderas y que fueron mudados al barrio Bouquet Roldán porque no era sencillo realizar las maniobras para vaciarlos, y como se saturaban rápidamente, la basura se desparramaba por el espacio público en forma permanente, pero el traslado de estas cajuelas empeoró el mal uso de los mismos.

"Lamentablemente esto se convirtió en una mala costumbre de algunos desaprensivos a los que claramente no les importa ni la limpieza de la ciudad, ni la salud de todos, ni el cuidado del medio ambiente", dijo el subsecretario.

Contó que otro de los problemas que se suma son los cirujas, que muchas veces se meten dentro de las cajas y en búsqueda de algún desecho que pueda servir, van arrojando todo hacia afuera y después queda todo desparramado. "No es sólo eso, también se corre el riesgo accidentes porque tienen una profundidad de dos metros, y puede pasar que llegue alguien y tire escombros sin comprobar que alguien esté adentro buscando basura", comentó Haspert.

Aclaró que estos comportamientos imposibles de combatir no generarán una retirada del Municipio: "No podemos sacarlos. Estamos evaluando dónde lo ponemos. De ninguna manera vamos a sacarlo porque sirven y porque alquilar un contenedor tiene un valor de unos 800 pesos y hay vecinos que no tienen el dinero para pagar esto".

Un espacio verde, solución para combatir los basurales

Mientras el Municipio intenta educar a los vecinos en la separación de residuos en origen para generar un servicio concesionado que pretende reciclar toda la basura seca que se produce en la ciudad, en las calles los problemas siguen siendo los mismos, y los microbasurales y vecinos desaprensivos parecen no hacer caso a estos cambios que se quieren imponer. La solución que encontró la gente de un sector de 12 de Septiembre fue impulsar un espacio verde en el sector norte de las vías.

Eli Riquelme, la presidenta de la comisión vecinal de Bouquet Roldán, contó que los costados de las vías siempre fueron espacios para tirar basura. "Vienen de todos lados, hasta en camionetas", resumió.

Como ya están cansados de estos hechos, en la sede vecinal se decidió, a través de una asamblea, destinar los fondos del presupuesto participativo en la parquización del sector norte de 12 de Septiembre, donde la mala costumbre transforma este espacio en un microbasural clandestino.
"Creemos que si parquizamos, plantamos árboles, ponemos césped y está lindo, va tener otra vista y la gente va a dejar de tirar basura. Estamos esperando que salga el presupuesto porque la obra se aprobó en asamblea", manifestó la vecinalista.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído