Una visita fugaz y con menos furor en el ánimo de Cambiemos

POR ADRIANO CALALESINA - adrianoc@lmneuquen.com.ar

Fue un acto con pocos invitados y seguidores. Aplomado y con aplausos cerrados. Discreto como las adhesiones y el recorrido que tuvo la visita de Macri, primero a Vaca Muerta y después a una pyme de la capital neuquina. Un dato no menor: el intendente Horacio Quiroga no fue a recibirlo al aeropuerto, como es costumbre, aunque sí otros miembros de su gabinete.

Ni siquiera los perros de la Policía Federal, buscando alguna anomalía en la globa donde se sirvió un lujoso catering en Loma Campana, ni los guardias armados arriba de los tanques de petróleo lograron conmover y hacer de la visita del Presidente un espectáculo.

Te puede interesar...

Un vallado para periodistas a unos 40 metros de distancia, sin preguntas y menos de 15 minutos en cada uno de los lugares hicieron de la visita de Macri una de las más fugaces en los últimos tres años.

En Vaca Muerta solo estuvieron los funcionarios necesarios. Nada de tumulto ni loas. Como un día de trabajo más, Macri desembarcó en Neuquén para mostrar un logro (tal vez apropiado para la campaña) de su gestión con miras a medir su posible reelección.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído