El clima en Neuquén

icon
Temp
79% Hum
La Mañana Jaime

Urgente pedido a Don Jaime

El patio de la escuela donde se hacían las luchas estaba en la ochava de la Avenida Argentina y Diagonal Alvear.

Siempre recordaba que se enteró de la noticia a través de un llamado telefónico que lo interrumpió mientras jugaba un picadito de fútbol con otros sacerdotes en un instituto salesiano de Viedma.

Ayer se cumplieron 61 años del nombramiento de Jaime Francisco De Nevares como obispo de Neuquén. El 12 de junio de 1961, el Papa Juan XXIII lo designó para que estuviera al frente de la diócesis que había sido creada en abril de ese mismo año.

Te puede interesar...

“Mi tiempo es de la gente”, solía repetir cada vez que lo llamaban para mediar en un conflicto. Don Jaime concurría a cada reunión donde se enfrentaban posturas que parecían no poder acercarse y a través de su trato y sus palabras de paz, siempre lograba un entendimiento. ¿Pero respondía a todos los llamados por más que fueran temas sin demasiada importancia?

Jaime de Nevares.

A fines de la década del 60 un grupo de padres de la Escuela N°2 fue a visitarlo al obispado para que los ayudara en un pedido que parecía insólito: que se prohibiera la serie de TV “Titanes en el ring”. Sostenían los padres que aquel programa incitaba a los chicos a la violencia y que cada vez que volvían de la escuela los pibes aparecían con los guardapolvos destrozados por las imitaciones de luchas que se hacían en el patio de tierra de aquella vieja escuela.

La reunión no duró mucho. Don Jaime los escuchó y, seguramente, algo sabio les dijo porque los padres se retiraron muy conformes. A partir de aquella reunión, los chicos seguimos jugando a los titanes, aunque con un poco más de cuidado a la hora de tironearnos o de tumbar a nuestros rivales.

¿Y la serie? Por suerte para nosotros, la tele siguió transmitiéndola todos los domingos durante muchos años más.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario