El clima en Neuquén

icon
11° Temp
45% Hum
LMNeuquen Valentina

Valentina, la petrolera que se convirtió en perfumista y emociona a través del olfato

Su proyecto se gestó en plena pandemia. Ofrece velas, perfuminas y difusores para llevar aromas a todos los ambientes.

La pandemia de coronavirus pareció haber sedado al mundo. Sin embargo, en ese contexto de quietud y de calles desiertas, cuando todo parecía dormido, la vocación de Valentina Fernández Pirrone se despertó. Esa pausa obligada conectó a la joven con su verdadero deseo, por lo que abandonó su trabajo en la industria petrolera para perseguir un viejo sueño: generar sensaciones a través de los aromas.

A Valentina siempre le fascinó el mundo de los olores. Para ella, las velas, los sahumerios y los difusores son más que ricos perfumes: son un canal para conectarse con las emociones y para registrar las experiencias vividas. Por eso, usó la pausa de la cuarentena para crear un emprendimiento que llevara esas sensaciones al resto de los neuquinos.

Te puede interesar...

Oriunda de Bahía Blanca y con un título de ingeniera mecánica, llegó hace 6 años a Neuquén para trabajar en una empresa petrolera. Al comprender que su vocación no pasaba por ese rubro, se decidió a hacer un cambio de timón en medio de la pausa que impuso la pandemia. Sus ganas de emprender ya estaban latentes, pero el escenario actual le otorgó el coraje para lanzarse con una empresa nueva.

Valentina, la petrolera que se convirtió en perfumista y emociona a través del olfato
Valentina fabrica aromas en pandemia

Valentina fabrica aromas en pandemia

Por las presiones propias y ajenas, tomar la decisión no fue una tarea sencilla. Muchos no comprendían que quería dejar un trabajo estable y bien pago para “dedicarse a hacer velitas”. Pero Valentina sabía que su proyecto era mucho más que eso: era la forma de aplicar valor agregado al mundo de los aromas, una serie de productos para alegrar a los otros a través del olfato.

En los primeros meses de cuarentena, se dedicó a estudiar. Tomó cursos especializados y conversó con proveedores y otros productores de perfumes. Aprendió los gustos de los clientes. Y también se alió con su hermana Camila y con una diseñadora industrial para imaginar una cuidada estética que acompañara a cada aroma.

Valentina, la petrolera que se convirtió en perfumista y emociona a través del olfato
Valentina fabrica aromas en pandemia

Valentina fabrica aromas en pandemia

Hace tres meses, las tres lanzaron FP, una empresa de aromas que desembarcó con cinco fragancias de perfuminas textiles. Coco con vainilla, pomelo con limón, vívere, lavanda y frutos rojos fueron el puntapié inicial de un proyecto que no para de crecer.

Con el paso de las semanas, la actividad se incrementó. Sumaron nuevos aromas de perfuminas, crearon velas de soja y difusores, y ya apuestan al desarrollo de sahumerios y esencias sólidas para hornitos. Son propuestas diferentes pero con el foco puesto en despertar el olfato.

En pocos meses, la vida laboral de Valentina dio un giro abrupto. “Mi trabajo anterior y éste son polos opuestos por lo que me generan y por cómo me siento trabajando”, dijo y aclaró que, sin embargo, usa en su nuevo rol muchas herramientas de su paso por la actividad petrolera. “La solución de problemas, el trato con proveedores, la gestión, las hojas de cálculo, son todos aprendizajes que me sirven para hacer lo que hago hoy”, afirmó.

Valentina, la petrolera que se convirtió en perfumista y emociona a través del olfato
Valentina fabrica aromas en pandemia

Valentina fabrica aromas en pandemia

Hoy, Valentina se dedica con ahínco a la producción. Compra esencias en los laboratorios y ensaya combinaciones que se adapten al gusto de los clientes. Tras un proceso de maceración de 15 días, los perfumes pasan al envasado y el etiquetado. En una cuota de perfeccionismo, rocía las etiquetas para que el aroma se imponga desde el primer instante.

“Siempre pensamos en darle una impronta de sustentabilidad al proyecto, que nuestros productos dañen lo menos posible al medio ambiente”, explicó Valentina. Así, ofrecen los perfumes en envases de vidrio y permiten que los clientes los reutilicen a través de recargas con descuentos. También eligieron velas de soja, que son de origen natural, en lugar de optar por la parafina, que es derivada del petróleo.

Con una tarea tan opuesta a su trabajo habitual, la emprendedora comenzó un proceso de coaching para adaptarse a los nuevos desafíos. Pronto, tejió una red de colaboradoras para trabajar en equipo. Valentina contrató a una asistente para dedicarse a la producción. Su hermana y su socia la ayudan a pensar ideas. Y también sumó a un grupo de revendedoras que ofrecen los artículos en otras localidades, como Bahía Blanca, Plottier, Cinco Saltos y General Roca.

Valentina, la petrolera que se convirtió en perfumista y emociona a través del olfato
Valentina fabrica aromas en pandemia

Valentina fabrica aromas en pandemia

“Me gusta la idea de armar una red y de darle la posibilidad a más gente de trabajar en algo lindo, que es vender aromas”, dijo y agregó que muy pronto los pedidos excedieron su capacidad de producción, por lo que ya piensa en alternativas para optimizar los procesos y poder incrementar la cantidad de aromas que fabrica.

“Por ahora decidimos frenar las ventas por mayor porque no llegamos a producir tanto”, dijo la emprendedora y agregó: “Por cada persona que se suma al proyecto, notamos cómo las ventas aumentan un montón”. Hasta ahora, recibieron respuestas muy positivas y la mayoría de los clientes compran otra vez después de probar los aromas.

Aunque el proyecto es aún muy reciente, Valentina ya se imagina un futuro prometedor, con sus productos llegando a más localidades y con la posibilidad de hacer ventas mayoristas. Sin embargo, admitió que el crecimiento será lento en este contexto de pandemia, en el que los pedidos se retrasan y el trato con los proveedores se vuelve cuesta arriba.

Los productos de FP cuestan entre 220 y 550 pesos y garantizan un trato amable con el medio ambiente. Aunque a través de sus redes sociales ofrecen productos estandarizados, Valentina y su equipo están atentos a las reacciones de los clientes y elaboran colores de velas o fragancias a pedido, para adaptarse a las necesidades de cada uno.

Valentina, la petrolera que se convirtió en perfumista y emociona a través del olfato
Valentina fabrica aromas en pandemia

Valentina fabrica aromas en pandemia

Así, pensaron en regalos empresariales para las fiestas, cajas especiales para eventos o velas que complementen desayunos. A todos les suman un toque especial a través de mensajes personalizados, con el objetivo inicial que atraviesa al emprendimiento: que los aromas provoquen una emoción.

Valentina afirmó que su emprendimiento tiene mucho que ver con la pandemia. Fue esa pausa en el mundo la que le dio el coraje para despertar sus sueños dormidos. Y fue el encierro generalizado el que conectó a muchas personas con sus emociones más profundas, esas que ella busca reavivar a través de perfuminas, velas y sahumerios.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.5% Me interesa
80% Me gusta
6.6666666666667% Me da igual
6.6666666666667% Me aburre
4.1666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario