Vive de las sobras y sólo gastó 5 dólares en comida

Se recibió en la universidad pero ahora revuelve contenedores.

Estados Unidos
William Reid busca en la basura por convicción. Está comprometido con el movimiento de Dumpster Diving (“buceo en el contenedor”), rasca del fondo de los contenedores de supermercados productos sin vender y recoge alimentos donde los encuentre, luego se da un festín. Vive sin apuros económicos, al menos alimenticios: en dos años sólo gastó 5,5 dólares en comida.

William Reid busca comida en la basura por convicción, para mostrar que se tiran muchos alimentos en buen estado cuando hay gente que no tiene para comer.

Graduado en cine y electrónica en la Universidad Americana de Washington, Reid renunció a la comida comprada en agosto de 2014. Desde entonces, se alimenta de verduras, frutas, carne, huevos, leche y dulces que encuentra. “De cualquier cosa que te puedas imaginar”, añade. Asegura que nunca se enfermó y siempre accedió a alimentos sanos. “Mi vida no es tan diferente a la del resto que va al supermercado a comprar comida. Yo me doy una vuelta por ahí y veo qué hay disponible”, dice. Revolver la basura es legal en Estados Unidos, aunque algunas ciudades lo prohibieron.

El hecho de que encuentre sin problemas comida en buen estado en los tachos de supermercados evidencia hasta qué punto el despilfarro de alimentos es un problema generalizado. En Estados Unidos, el 40% de los alimentos no se consume y uno de cada siete hogares no dispone de un suministro adecuado y regular de comida.

Casi la mitad de ese despilfarro ocurre en supermercados y restaurantes, lo que provoca que una enorme cantidad de alimentos acabe en basureros y contenedores, en perfecto estado para quien sepa dónde buscarlos. “La gente se sorprendería por la calidad de esta comida”, afirma Reid, y agrega: “Es inquietante, teniendo en cuenta la cantidad de personas que no tiene acceso a productos de calidad. Me da escalofríos”.

Reid empezó a buscar en la basura durante un voluntariado en Food Not Bombs, organización que recoge comida de supermercados y la dona a comedores. Cuando vio que podía vivir así, siguió. Y como le resultó sencillo comer bien, ahora se puso el desafío de ser vegano. “Es más difícil, por eso bajé unos kilos. Pero es cuestión de buscar: no demoro más que en ir a comprar”.

Eso sí: pagó en efectivo
¿En qué gastó la “fortuna” de u$s 5,5?

Un problema de agenda obligó a William Reid a pasar una noche de más en Deal Island, en la ciudad de Maryland, donde estaba rodando una película. Como no tenía comida suficiente para alimentarse, tuvo que recurrir a un plan B. “Me vi muy limitado en esa situación y tenía que comer algo, pero no tenía demasiadas opciones”, admite William. Así que no le quedó más remedio que salir a comprar una bolsa de galletitas saladas y una barrita de proteínas. “Estaba débil”, comenta entre risas, y reflexiona algo desilusionado: “Y ni siquiera era comida de verdad”.

FRASES
“Existe la idea de que hay que emplear mucho tiempo para buscar en la basura, pero yo suelo ir a los basureros que están en mi barrio y, en 15 minutos, me da tiempo de conseguir suficiente comida”.
“A la gente le sorprendería la calidad de esta comida. Es inquietante, teniendo en cuenta la cantidad de personas que no tiene acceso a productos de calidad. Me da escalofríos”.
William Reid

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído