Vive una pesadilla: no le dejan de crecer los senos

La joven australiana tiene 23 años y ya sufre serios problemas.

Australia. Los parámetros de belleza impuestos por los medios y la sociedad hacen que muchas mujeres deseen agrandarse los pechos. Sin embargo, esta característica puede ser una verdadera pesadilla para quienes padecen hipertrofia mamaria. Este es el caso de Sheridan Larkman, una australiana de 23 años a la que desde los 8 no le han dejado de crecer los pechos.

La hipertrofia mamaria es una extraña afección médica que afecta al tejido de la mama y provoca que los senos crezcan grandes y desproporcionados con respecto al resto del cuerpo. Puede afectar a los dos pechos o a uno solo y se desconoce qué la provoca. Los expertos deslizan que puede tener que ver con una mayor sensibilidad a las hormonas sexuales femeninas como la prolactina (hormona que estimula la producción de leche).

Te puede interesar...

7 kilos pesa cada uno

Es una verdadera pesadilla la de esta chica. La hipertrofia mamaria le causó, entre otros problemas, una escoliosis severa y crónica en la columna.

Ayuda: La joven inició una campaña para reunir fondos y poder hacerse una reducción.

Junta fondos para operarse

Larkman, que ya sufre varios problemas de salud como consecuencia de su enfermedad, está encabezando una campaña en internet para juntar fondos con el objetivo de costearse una operación reductora. Los pechos de Larkman pesan entre seis y siete kilos cada uno, lo que le ha generado una escoliosis crónica.

“La gente a menudo me miraba boquiabierta en la calle y los hombres me gritaban comentarios groseros. Comprar ropa siempre fue una verdadera pesadilla. Si comprara una talla 10 para que se ajuste a mi cintura, mis senos se derramarían sobre la parte superior”, describió la joven en declaraciones al medio inglés.

La mujer, según calculó, necesita reunir 10 mil dólares para mejorar su condición de vida. “El tamaño de mis senos está afectando mi salud, y estoy muy cansada de vestirme para intentar cubrirlos y no recibir comentarios molestos como los que he recibido toda mi vida”, explicó.

“Ayúdenme a financiar una reducción privada para salvar mi salud y así poder disfrutar la vida más activamente con mis hijos y pasatiempos sin restricciones”, pidió a todos aquellos que quieran ayudarla en esta cruzada.

Aunque se opere, le van a seguir creciendo igual

Las personas que padecen esta enfermedad muchas veces se ven imposibilitadas de realizar ciertos deportes ya que sienten un dolor intenso. Además, esta condición trae consecuencias psicológicas.

De acuerdo con los datos recopilados por el servicio de salud público británico (NHS, sus siglas en Inglés), muchas pacientes sienten vergüenza y hasta suelen deprimirse.

Es importante recordar que los primeros síntomas se dan en la etapa de crecimienro de la adolescencia, cuando las mujeres comienzan a encontrarse con “un cuerpo nuevo” y deben aceptarlo.

Según el NHS, el tratamiento más efectivo al que deben someterse las pacientes con esta condición es la mamoplastía reductora (cirugía que reduce el tamaño de las mamas). La intervención quirúrgica puede mejorar la calidad de vida de la paciente.

Sin embargo, esta seguirá padeciendo hipertrofia mamaria y su pecho podrá volver a aumentar y hasta a crecer de forma desproporcionada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído