LMNeuquen grupo

Wildtrak, el grupo de amigos que hizo lo imposible en la Línea Sur

Un grupo de amigos solidarios llegó donde nadie podía para evitar que quede incomunicada toda la región sur. Un cipoleño cuenta la travesía que emprendieron.

Wildtrak es mucho más que el modelo de una camioneta Ford Ranger. Es un grupo de amigos que tiene el hobby de salir de excursión en 4x4 con el espíritu de cuidar el medio ambiente y descubrir los paisajes más remotos e inaccesibles. Hace años que esta pasión los convoca. Algunos son cipoleños, otros de Fernández Oro, Allen, Neuquén, Añelo y otras localidades. Hacen turismo no convencional y dan una mano grande donde nadie puede llegar para ayudar a otras personas que atraviesan una contingencia.

En las últimas dos semanas, este grupo de amigos solidarios le dio otra vuelta de tuerca a sus aventuras. Una que agradece toda la región sur y que a ellos todavía los conmueve de sólo recordar la emoción de sus pobladores. Esa sonrisa que echó por tierra la preocupación, la angustia y soledad.

Te puede interesar...

"Verles las caras con los ojos llenos de lágrimas, que te digan gracias, Dios te bendiga, que no tienen palabras para decir lo que hemos hecho por ellos, sus familias y sus animales, no tiene precio. Hoy los recuerdo y me siguen emocionando", expresó Roberto Consigli (57), más conocido por todos como Colo, el anestesiólogo del grupo. Papá de una estudiante de Medicina y de un joven trabajador.

Línea Sur

Este hombre, oriundo de Cipolletti, es uno de los amigos de Wildtrak que participó de las travesías solidarias a la Línea Sur, donde las adversas condiciones climáticas sitiaron a sus pobladores y animales; y amenazaron con dejar sin señal telefónica a toda la región, inclusive Bariloche.

Este fin de semana, diez amigos partieron en cinco camionetas y con dos juegos de orugas para abrirse camino en el paisaje más blanco que recuerde la comunidad desde 1984.

Salieron el viernes pasado y volvieron este martes. Fueron cuatro días muy intensos, de salir con los primeros rayos de sol y volver en la noche, para abrir caminos con cinco camionetas y dos juegos de orugas, allí mismo donde a los caballos les llega la nieve hasta la panza y muchas ovejas quedaron enterradas.

Había que llegar de alguna manera porque toda la Línea Sur estaba por quedarse incomunicada.

Embed

El intendente de Picalniyeu -Néstor Ayuelef- los espera en el corralón de la Municipalidad para organizar los equipos de trabajo. También se sumaron algunos empleados de Telefonía.

Un grupo fue hasta la antena ubicada entre Pilcaniyeu y Dina Huapi, campo traviesa; mientras otro grupo se dirigió a la zona de Cerro Alto, donde muchas familias quedaron aisladas por la nevada.

Llegar a la antena de Telefonía que cubre la región sur fue una misión casi imposible, pero lo lograron. Los paneles de sol estaban todos tapados de nieve y al grupo electrógeno le quedaba muy poco combustible. Pero una camioneta a la que le pusieron las orugas, y que por momentos tuvieron que dejar andar sola, en primera, porque el peso de ellos mismos impedía que avanzara, llegó hasta arriba del cerro más alto con la carga de gasoil.

"Si no cargábamos el combustible, se quedaba sin teléfono toda la Línea Sur, incluido Bariloche", comentó el cipoleño solidario.

Línea Sur

El otro grupo de trabajo encaró para el Cerro Alto, donde varias familias quedaron aisladas. Hacía más de un mes que no podían salir de sus casas y había que llevarles forraje, pasto, medicamentos y otras provisiones que dispuso el municipio. El manto blanco que lo cubría todo era incalculable; y caminar con un metro y medio de nieve a veces hasta podía con la voluntad del caballo más fuerte.

El Colo tuvo la experiencia de medir la dificultad con sus propios ojos, al ver el esfuerzo que hacía un puestero para llevar sobre el lomo de su caballo todo el forraje que su familia le pudo acercar hasta una tranquera distante a tres kilómetros de su casa. No había camino ni huella por donde pudiera abrirse paso, pero el hombre estaba allí, haciendo Patria con su animales enterrados hasta la panza.

Entonces se le acercó, habló con él, y el paisano le indicó una mancha sobre el blanco, por el mismo camino que intentaban marcar. Esa mancha eran sus ovejas y no podían bajar, de modo que el hombre arriaba a sus caballos todos los días para llevarles tres fardos de pasto y no mueran de hambre. Así intentaba que la nieve no arrase con su único sustento.

Consigli subió hasta arriba, con las orugas en su camioneta; y marcó la senda que salvó a los animales. "Cuando me junté con él, me miraba y lloraba. 'No sabe lo que ha hecho', me dijo. No tenía palabras. Era un hombre de 50 años que lloraba como un nene", contó emocionado.

Línea Sur

Los diez amigos de Wildtrak que participaron de la cruzada solidaria siguieron un protocolo muy estricto para garantizar el distanciamiento social. Por más que la gente del lugar insistiera con un mate, quisiera darles un abrazo, ellos se guardaron las ganas. Adonde fueron saludaron desde lejos o con el codo, no se sacaron los barbijos ni cargaron a nadie en la cabina de sus camionetas. De la misma manera se manejaron en el municipio.

Agradecieron que el Municipio y Telefonía colaboraron con ellos para dotar de combustible a los vehículos, ya que por día y con las orugas llegaban a consumir hasta cien litros.

Ya de regreso, Colo tiene que arreglar sus orugas, pero aseveró que si precisan de su ayuda, "alguien va ir de nuevo, seguro". Mientras tanto, parte del grupo de amigos que está en Zapala busca a la gente que se tiene que hacer diálisis en el hospital y por sus propios medios no lo puede hacer porque allá también están rodeados de nieve.

"Si surgen complicaciones, estamos pensando en regresar dentro de 15 días", estimó.

La travesía anterior a la Línea Sur

El primer contacto solidario que este grupo de amigos tuvo con la Línea Sur fue hace dos semanas atrás, cuando los medios de comunicación reflejaron las dificultades que estaba teniendo la comunidad por el temporal de nieve. Se pusieron a disposición del Ministerio de Salud y surgió la idea de llegar con las orugas para acercar las donaciones de la Asociación de Anestesiólogos de Río Negro, de la que Consigli es parte, además de ejercer la profesión en la Clínica de Imágenes y la Fundación Médica.

En un principio, el intendente de Pilcaniyeu no podía creer que pudiesen llegar donde ellos, que son del lugar, no pueden. Pero al final, este grupo de amigos le demostró que podían y llevaron 30 bolsas de maíz y 30 bolsas de alimento balanceado para los animales (lo que necesitaban). Toda la colecta de la asociación de anestesiólogos.

´Línea Sur

Recorrieron puestos de Los Menucos, Jacobacci y Pilcaniyeu; y repararon también la antena para repetidora de BHF, utilizada por los bomberos para comunicarse con los puestos de la zona. Se le había agotado la batería y las pantallas solares estaban todas llenas de nieve.

"Somos un grupo de amigos hobbistas que sale todos los inviernos y disfruta de la nieve como un juego. Pero haber pasado por esto, ver que la gente no tiene palabras para agradecer, es impagable. Por eso, siempre vamos a estar dispuestos a ayudar", cerró Consigli.

Antes de que inicie la pandemia de coronavirus, los más cercanos se reunían los viernes en un taller para hablar de lo que les gusta; y realizar cambios y mejoras a sus vehículos. Ahora no lo pueden hacer, pero todos siguen vinculados por Wathsapp para encarar una nueva aventura.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

7.3170731707317% Me interesa
85.365853658537% Me gusta
4.8780487804878% Me da igual
0% Me aburre
2.4390243902439% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario